Con motivo de la publicación de los resultados financieros 2018 de Antofagasta plc, su presidente ejecutivo, Iván Arriagada, se refirió a las actuales condiciones del mercado del cobre, y el desempeño proyectado para 2019.

“Esperamos seguir viendo volatilidad en el corto plazo, pero consideramos que los fundamentos del mercado son positivos y que el déficit de cobre aumentará durante el año”, declaró.

El ejecutivo también indicó que se ha observado una tendencia al alza del precio del cobre, que se explica por el avance en las negociaciones comerciales entre China y Estados Unidos.

Balance 2018

En cuanto a los resultados financieros del año pasado, la compañía destacó el récord de producción alcanzado con 725.300 toneladas de cobre fino.

“A pesar de una disminución de 6,3% del precio del cobre en relación con el año anterior, en 2018 los ingresos del Grupo alcanzaron a US$4.733,1 millones, debido a mayores ventas de cobre y un aumento en los ingresos por la comercialización del molibdeno”, indicó la empresa, agregando que el Ebitda fue de US$2.228 millones.

Por otra parte, el costo de caja antes de los créditos por subproductos llegó a US$1,72 la libra, que se compara con US$1.60 por libra de 2017. El costo neto de caja fue de US$1,29 la libra, lo que representa un incremento de 3% en 2018 respecto del año anterior.

“Los mayores costos se explican principalmente por los mayores precios de insumos críticos, como petróleo diésel, ácido y medios de molienda, así como la entrada en operación de la nueva planta de Óxidos Encuentro en Centinela”, informó Antofagasta plc.

Según la compañía, los mayores costos fueron parcialmente compensados por los ahorros y las mejoras de productividad, que totalizaron US$184 millones en 2018, junto con los mayores ingresos por venta de subproductos como el molibdeno y el oro.

Estimaciones 2019

En cuanto a las expectativas para este año, Iván Arriagada informó que Antofagasta Minerals espera producir entre 750.000 y 790.000 toneladas de cobre a partir del aumento en las leyes de los minerales en todas sus operaciones, especialmente en la línea de sulfuros de Minera Centinela.

Además, proyectó que los costos de producción se mantendrán estables, con un costo de caja antes de créditos por subproductos de US$1,70 por libra y con un costo neto de caja en US$1,30 la libra.

La compañía dijo esperar que su programa de competitividad y costos, vigente desde 2014, permita un ahorro de US$100 millones durante este año.

Cartera de proyectos

En relación a los proyectos de crecimiento, Iván Arriagada señaló que este año comenzó la construcción del proyecto de Infraestructura Complementaria (INCO) de Minera Los Pelambres, con una inversión de US$1.300 millones.

“Una vez terminado, este proyecto aportará más de 60.000 toneladas adicionales de producción al año en promedio. Además, se habilitará una planta desaladora que servirá de respaldo para la operación en caso de sequía”, agregó.

Respecto de la expansión de Minera Centinela, durante 2019 se continuará trabajando en estudios de factibilidad para definir la viabilidad y mejor oportunidad para construir una segunda planta concentradora. Estos análisis deberían completarse en el transcurso de 2020.

“Nuestras prioridades para este año son seguir fortaleciendo nuestro desempeño en seguridad, junto con mantener el control de costos y la confiabilidad y eficiencia operacional”, destacó el ejecutivo.


[También le puede interesar: Proyectos mineros: Escenario en reactivación]