(La Tercera-Pulso) La búsqueda de una tecnología más sustentable para extraer litio en el Salar de Atacama que inició hace más de un año la canadiense Wealth Minerals, no sólo alcanzará ese objetivo.

Lo anterior, dado que la empresa seleccionada, además de ser la proveedora de dicha tecnología, también ingresará como socia al proyecto (cuyo 10% hoy está en manos de Enami), a través de una participación minoritaria.

Así lo comentó el director ejecutivo de Wealth Minerals, Marcelo Awad, quien detalló que el proceso de búsqueda se inició hace más de 12 meses y que consideró la revisión de seis opciones de las cuales hoy existe una lista corta de sólo dos posibilidades: una empresa europea y otra norteamericana.

“Hemos buscado tecnología en distintas partes del mundo y analizado seis de ellas. Ya tenemos una lista corta de dos. Todas no utilizaban la tecnología de evaporación y son más amistosas con el medioambiente (…). Deberíamos tomar la decisión máximo a mitad del año, porque en esa fecha deberíamos tener un acuerdo con una de estas compañías, ya que ambas tienen el interés de ser socias. Formaríamos una sociedad, aportarían la tecnología y ello le daría derecho a un porcentaje de la compañía”, explicó.

Asimismo, detalló que la iniciativa -que suma alrededor de US$ 500 millones y cuyo inicio de operación está proyectado para 2022- considera la producción de 25 mil toneladas de litio al año, mediante un proceso que involucra el bombeo de la salmuera directo a la planta, finalizando con carbonato o hidróxido de litio.

[VEA TAMBIÉN: SEA de Antofagasta recomienda aprobar permiso ambiental a proyecto de SQM por US$450 millones para ampliar producción de litio]

De este modo, algunos beneficios de dicha tecnología tiene que ver con un bajo consumo de agua (15 litros por segundo versus los alrededor de 150 litros por segundo que se extrae en la mayoría de los procesos de este tipo a nivel mundial). Por otro lado, al no existir las piscinas de evaporación, no se generaría impacto visual.

“El producto final tendría un costo ligeramente superior a la tecnología de piscinas de evaporación, pero las comunidades que rodean el salar van a privilegiar una tecnología que no use piscina, que a pesar de ser limpia, es invasiva”, dijo.

Ahora bien, respecto al ingreso de un socio mayoritario, indicó que la decisión se tomará una vez que se concrete la primera campaña de sondaje. Sin embargo, adelantó que ya hay interés: “Más de dos o tres empresas chinas, dos europeas, una norteamericana y una japonesa”.

Royalty a litio. Según Awad, en unos 10 años el litio puede convertirse en la segunda mayor exportación del país tras el cobre, alcanzando los US$ 10 mil millones. Sin embargo, sostiene que para ello se necesitan certezas, como un royalty fijo para la actividad.

“Falta que se defina un royalty común a la industria del litio y que todos conozcan cuáles son las reglas del juego para poder saber si los números dan o no. Pero Albemarle y SQM saben que nadie les va a competir mientras se mantengan los números comprometidos con Corfo. Las negociaciones no pueden ser uno a uno. Eso se presta para corrupción”, apuntó, añadiendo que un royalty en torno al 4% o 9% de las utilidades operacionales, e incluso un poco más, sería un buen nivel.