(La Segunda) A pesar de la salida de su presidente, Fernando Reitich, quien en diciembre del año pasado dejó CAP en medio de acusaciones de “falta de confianza” y un conflicto en su compensación salarial, la acción de la acerera se muestra imparable en la bolsa, con una rentabilidad anual superior al 24% en lo que va del año.

El papel se impuso a la salida del ingeniero matemático que reemplazó a Roberto de Andraca en 2017 y, según los expertos, “a pesar de ser una empresa pequeña a nivel global, tomadora de precios, ha aprovechado su momento”.

[Vea también: «Desastre de Vale abre posibilidad de mineral de hierro a US$100«]

Desde el 7 de diciembre, cuando se generaron los cambios en el directorio que desencadenaron la llegada a la testera de Rodolfo Krause y de Juan Rassmuss, la empresa aumentó su capitalización bursátil un 18,3%, dejando de lado los ruidos internos. El último día hábil de diciembre, la capitalización bursátil de la empresa era de US$1.306 millones y el miércoles la compañía valía en Bolsa US$1.719 millones, registrando un aumento de 32%.

Desde su arribo a la presidencia, Krause ha dado pocas señales sobre su sello y la compañía tampoco ha reportado sus resultados del ejercicio 2018.

Sólo dijo al momento de asumir que “seguirá trabajando para potenciar a la compañía más allá de sus negocios tradicionales de hierro y acero, una labor que comenzó en los últimos años”.

Para el analista de BCI Fernando Domeyko, en el mercado no hubo tanta repercusión por el cambio en el directorio. “Creemos que en la medida que el nuevo management logre mejorar los resultados operacionales de la empresa, habrá repercusiones positivas, las que también vienen acompañadas de un mejor precio del hierro”.

El precio objetivo para la acción de CAP en BCI es de $7.410, pero esta sigue creciendo ya que el miércoles cerró a $7.565 con un alza de 4,6% respecto del cierre del martes.

Efecto accidente

Un hito que catapultó a la empresa chilena —que tiene 4 unidades de negocio: minería de hierro, acero, procesamiento de acero e infraestructura— fue el accidente ambiental en la minera brasilera Vale, principal productor global de hierro, y sus posteriores recortes en producción. Según un informe del Citi, el mercado mundial del hierro ha perdido alrededor del 4% de la oferta tras el accidente en la presa brasileña. En ese minuto, el precio del hierro se posicionó en los US$90 la tonelada, y según el banco con sede en Nueva York, el precio objetivo podría llegar a US$100 la tonelada a mediados de año.

“¿Por qué CAP está tan bien? El precio del hierro se ha transado un 26,15% más arriba que el año pasado, también tenemos menor oferta mundial, lo que proyecta mejores expectativas de ingresos para la compañía chilena”, comenta Matías Urrutia, gerente de Mercados Financieros en Vantrust Capital Corredores.

El experto añade que las proyecciones globales a mediano plazo también son positivas para la empresa chilena, es decir, su precio se podría mantener.

El índice MSCI metalúrgico —medición utilizada como referencia en la mayoría de los mercados, que refleja la evolución del valor de las compañías que cotizan en bolsa al analizar los diferentes riesgos y los posibles retornos — también es alcista.

“Los factores geopolíticos también son positivos. Este indicador muestra mucho mejores expectativas no sólo para el hierro, sino que también para el acero y el cobre. También está rondando un posible acuerdo y un cese de la guerra comercial entre China y Estados Unidos, lo cual generaría una reactivación en la demanda”, complementa Urrutia.