(Pulso) Si en el verano pasado el presidente ejecutivo del Consejo Minero, Joaquín Villarino, se quejaba de que el anterior gobierno no había sido el mejor para este sector productivo, a pocos días de cumplirse el primer año del segundo período de Sebastián Piñera en La Moneda su ánimo es considerablemente mejor.

“Durante el último año vimos un cambio bien importante de la administración hacia el desarrollo de proyectos, con una mayor eficiencia y un mayor orden. La Oficina de Gestión de Proyectos Sustentables (GPS) que está bajo el Ministerio de Economía sin lugar a dudas fue un aporte”, dijo Villarino a Pulso.

“El propio Ministerio de Minería con su ministro y su subsecretario han estado muy proactivos en orden a atender cuáles son los problemas del sector y se ha modernizado Sernageomin. Creo que en general es un sector que, sin desconocer los desafíos que tiene en los ámbitos ambientales, comunitarios y regulatorios, por lo menos tiene en el otro lado una buena voluntad para el desarrollo de proyectos y eso se está viendo en las decisiones de inversión”, agregó.

Según el dirigente, que representa a las grandes compañías mineras que operan en el país, favorablemente también incide que el precio del cobre tienda a sostenerse en torno a US$3 por libra, con un mercado que se anticipa sólido tomando en cuenta el análisis de la oferta y de la demanda –particularmente de China-, y que sigue atento la posibilidad de que se despeje la guerra comercial entre Washington y Beijing.

“Son muy buenas noticias y han llevado a los inversionistas, por una parte, a tomar la decisión de embarcarse en grandes proyectos y, por otra, también a confiar en un país que le está dando señales en la línea de que sí quiere inversiones mineras”, afirmó Villarino.

Sobre el ajuste que ha debido enfrentar la industria, dijo que “no hay que bajar nunca la guardia, porque cualquier descuido hace que los costos se te vuelvan a disparar”, por lo que el sector se mantiene proactivo para mantener un control sobre esta variable, tanto en la minería privada como Codelco.

“Esta es una industria que está muy preocupada, que sufrió mucho con el término del súper ciclo (de las materias primas) porque se había descuidado de alguna manera de los costos, que se incrementaron muchísimo, y hoy día sigue existiendo una preocupación activa”, declaró.

Sobre las medidas que debería tomar el gobierno en la actual coyuntura, Villarino dijo que se debe seguir profundizando el trabajo de la Oficina GPS de Economía y que se debe apuntar “a consolidar la reforma al Sistema de Evaluación Ambiental”.

“Más que facilidades esto apunta a tener más certezas. La minería sabe que está sometida a un mundo más complejo para desarrollar su actividad, está dispuesta a asumir esos nuevos retos y requiere sólo que le muestren reglas claras para saber a cuáles tiene que atenerse”, indicó.