(Economía y Negocios online) Una fuerte alza fue la que presentaron los costos de producción de Escondida, la minera privada más grande que opera en el país y también el yacimiento de cobre más importante del mundo, según lo dio a conocer la firma angloaustraliana BHP, propietaria de un 57,5% y operadora del mineral.

Según se explica en los estados financieros de la compañía presentados ayer, los costos de producción en la primera mitad del año fiscal (julio 2018-junio 2019) crecieron 10%, cerrando ese período en US$ 1,17 por libra, principalmente por dos razones: la caída de la ley del mineral y el costo laboral.

Respecto al último punto, se destaca el desembolso que tuvo que realizar la minera para costear la negociación colectiva que se desarrolló en agosto del año pasado. En ese proceso, la compañía pagó beneficios por unos US$ 70 millones a los 2.500 socios del sindicato para así evitar una huelga como la registrada a comienzos de 2017, cerrando el proceso sin paralización después de más de dos meses de conversaciones.

No obstante, en el reporte también se hace referencia a la caída de la ley del mineral que ha tenido que enfrentar el yacimiento, el cual cayó hasta 11%.

De cara al futuro, se explica que “la guía de costos unitarios para el año fiscal 2019 se mantiene sin cambios en menos de US$ 1,15 por libra, ya que se espera que la mejora de la productividad laboral y las estrategias de optimización del mantenimiento compensen parcialmente una disminución en la calificación promedio de la ley de cabeza del mineral de hasta 15%”.

Respecto a los indicadores económicos del yacimiento, Escondida tuvo ingresos solo durante el segundo semestre de 2018 por US$ 3.339 millones, lo que representa un retroceso de hasta 23% en comparación al mismo período de 2017, cuando la cifra llegó a US$ 4.112 millones. En tanto, el total del año fiscal 2018 fue por US$ 8.346 millones.

El retroceso del Ebitda -beneficios antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización- fue aún mayor en comparación a la segunda mitad de 2017. Pasó de US$ 2.518 millones a US$ 1.570 millones, lo que significo una caída de un 38%.

Dentro de las proyecciones para la producción de cobre en el período comprendido en el año fiscal, se estima que la faena oscilará entre los 1.120 y 1.180 millones de toneladas.

Lea también: Escondida presenta DIA para proyecto de áridos