(El Mercurio) Las cifras que dio a conocer China a principio de año confirmaron algunos temores de que la economía del gigante asiático se está desacelerando. Sin embargo, ayer la segunda potencia mundial publicó las cifras de exportaciones e importaciones correspondientes a enero, las que volvieron a una senda de crecimiento luego de una fuerte baja en el mes previo.

Las exportaciones subieron un 9,1% interanual, mientras que los analistas esperaban una baja de 3,2%. El alza se da tras un descenso de 4,4% en diciembre. Por su parte, las importaciones cayeron un 1,5%, un registro mucho mejor que la baja de 10% esperada. Si bien estas fueron noticias para la economía china, los analistas desconfían que esto sea una tendencia hacia adelante.

No obstante, la cifra sí impactó en el cobre, que en lo que va del año ha tenido un andar de alta volatilidad. Ayer el metal rojo avanzó 0,96% hasta los US$ 2,8 por libra. Con dicho incremento acumula un avance de 1,25% en las dos últimas jornadas y en lo que va de 2019 anota un alza de 3,58%.

Otro hecho que ha impactado al precio del cobre este año son las negociaciones entre Estados Unidos y China por la guerra comercial que se está realizando en Beijing y que se espera lleguen a un acuerdo en las próximas semanas.

Bolsas cerraron mixtas

Pese a esto, las bolsas protagonizaron una jornada mixta ayer. En Estados Unidos, el Dow Jones cayó 0,41%, el S&P 500 bajó 0,27% y el Nasdaq avanzó levemente en 0,09%. Ello estuvo marcado por una serie de datos publicados ayer por el buró de estadísticas de la administración estadounidense. Entre ellos, las ventas del comercio minorista retrocedieron 1,2% en diciembre respecto del mes anterior, con lo que estuvieron dos décimas por debajo de lo que esperaba el mercado. En su comparación interanual, subieron en 2,3%.

La baja en dicha cifra generó cierto temor entre los inversionistas, ya que podría ser un indicio de cierta desaceleración de la economía estadounidense.

Por otra parte, también se conocieron los inventarios de negocios que disminuyeron un 0,1% en noviembre frente a octubre, pero fueron mejores a lo esperado. Los subsidios de desempleo subieron a 239.000 y fueron peor a lo esperado, al igual que los precios al productor que cayó 0,1% en enero respecto de diciembre.

En Latinoamérica, en general los índices bursátiles finalizaron al alza, excepto el IPSA que retrocedió 0,19% hasta los 5.376 puntos. En la semana acumula una variación negativa de 0,5%, pero en el año se mantiene sobre el agua, con un avance de 5,31%.

Los índices europeos también cerraron a la baja tras conocerse que la economía de la eurozona creció 1,8% en 2018, su peor desempeño desde 2014.

La divisa estadounidense ayer se fortaleció a nivel global. En el mercado local, el dólar avanzó $2,8 hasta los $666,7. En el año, en tanto, cae $26,2.