(Pulso) En medio de una pérdida de competitividad en el mercado del gas natural, el presidente boliviano Evo Morales ha intensificado su apuesta por el desarrollo de la industria del litio y este miércoles anunció una nueva alianza estratégica, esta vez con una firma china, para avanzar en dicho proceso.

En una ceremonia encabezada por Morales, la empresa Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB) y la compañía china TBA-Baocheng suscribieron un acuerdo preliminar para el desarrollo de proyectos de litio por US$2.390 millones en los salares de Coipasa y Pastos Grandes, ubicados en Oruro.

El contrato, que fue suscrito entre el gerente de YLB, Juan Carlos Montenegro, y los representantes de TBA-Baocheng, considera la construcción una planta industrializadora de litio en Coipasa, que demandará una inversión de US$1.320 millones y otra en Pastos Grandes por US$1.070 millones.

El embajador de China, Liang Yu, destacó la importancia de la alianza con Bolivia para industrializar el litio. “Hoy es un día histórico porque avanzamos en la alianza estratégica en la industrialización del litio en Bolivia. China al 2025 va a necesitar 800.000 toneladas de litio”, dijo el diplomático chino en declaraciones reproducidas por la gubernamental Agencia Boliviana de Información.

Los desembolsos del capital señalado están sujetos a confirmación una vez que se conozcan los estudios de factibilidad de los proyectos, precisó YLB.

Los salares de Coipasa y Pastos Grandes están cercanos al de salar Uyuni, el cual contiene las mayores reservas del país. El acuerdo es parte del plan del gobierno para el desarrollo de proyectos en conjunto con otras empresas. De hecho, en diciembre YLB suscribió un acuerdo con la germana ACI Systems Alemania GmbH para la explotación de litio en el salar de Uyuni destinada principalmente a la producción de baterías para automóviles eléctricos y a un planta industrial de cátodos, iniciativa que demandará una inversión de US$900 millones.