La Comisión Chilena del Cobre (Cochilco) dio a conocer el Informe “Mercado Chileno del Ácido Sulfúrico al año 2027”, en el que se analiza el comportamiento en torno a este insumo durante 2017 y, a su vez, se presentan proyecciones al año 2027, a partir de información proporcionada por las compañías consideradas en la muestra.

En el estudio realizado por la entidad se consigna una caída de la oferta interna de ácido sulfúrico (4,5% entre 2016 y 2017), por la paralización sucesiva de los complejos de fundiciones y refinerías, con miras al cumplimiento de la normativa medioambiental (DS 28), la cual entró en vigencia en diciembre de 2018.

[También podrías leer el reportaje “Así está el escenario de las fundiciones en Chile“]

En ese contexto, se proyecta que posterior a 2022 se registraría un crecimiento marcado de la oferta de este insumo, debido a la entrada en operación de Nueva Paipote, cerrando el periodo de análisis con un crecimiento de 13,3%.

Consultado sobre el impacto que han tenido las paradas de los complejos FURE en la producción de ácido sulfúrico del último año, Cristián Cifuentes, analista de Cochilco, dijo estimar que el volumen proveniente de estas instalaciones registrará una caída de alrededor de 500.000 toneladas en 2018 respecto de lo alcanzado en 2017 (4,7 millones de toneladas), “para que en 2019 retome niveles productivos similares a 2017, pero muy lejos de la capacidad instalada existente en nuestro país, que es 4,9 millones de toneladas aproximadamente”.

Importaciones y precio

En relación al comportamiento que se espera para las importaciones y el precio del ácido sulfúrico en el mediano plazo, el analista de Cochilco precisó que el “impacto inmediato es un aumento de las importaciones del insumo, donde estimamos que pudieran alcanzar a fines de 2018 cifras cercanas a las 2,8 millones de toneladas de ácido, a precios máximos sobre US$116 CIF la tonelada, con un promedio a octubre de 2018 de US$77,1 CIF la tonelada, el promedio más alto de  los últimos cuatro años”.

De acuerdo con el especialista, como para 2019 la producción del insumo se observa ajustada, “las importaciones se mantendrán cercanas a las 2,6-2,7 millones de toneladas, con un precio promedio al alza entre US$78-80 CIF la tonelada, pero con ajuste al largo plazo (2023) entre US$70-72 CIF la tonelada y un déficit del insumo hasta por lo menos 2024, cuando las importaciones serán casi inexistentes, de mantenerse la figura decreciente actual de consumo interno de ácido sulfúrico”.

Tendencias en la demanda

En el informe de Cochilco se destaca que la demanda de ácido sulfúrico cayó un 7,7% entre 2016 y 2017, influenciada fuertemente por las paralizaciones de algunas operaciones en las regiones de Antofagasta, Arica y Parinacota, y Valparaíso.

Al proyectar la demanda del insumo, se visualiza una fuerte caída después de 2021, para cerrar el periodo con una demanda de 5,3 millones de toneladas, 26,1% menos que lo esperado para 2018.

Balance del mercado nacional de ácido sulfúrico, histórico y futuro

En el estudio se remarca que, al unificar los comportamientos de la oferta y la demanda, se observa que el paso de deficitario a excedentario del mercado nacional del ácido sulfúrico es durante 2025, desplazando en tres años lo estimado en la versión 2017 de este informe, notándose el cambio de tendencia desde 2022 en adelante.

De esta forma, al cerrar el periodo de análisis se visualizará un excedente del insumo en torno a las 1,39 millones de toneladas, equivalentes a un 63% de la necesidad actual de importación del insumo.

Relevancia de China

En el informe también se advierte un cambio en el origen de las importaciones de ácido, debido a las sucesivas paralizaciones de fundiciones observadas en el mundo.

En ese escenario, se resalta que China pasa a ser un actor importante como origen de importaciones; junto con el hecho que esta debilidad en la oferta mundial ha impulsado el precio promedio por sobre los US$77 CIF la tonelada, luego de los US$45 CIF la tonelada observadas en años anteriores.

Según datos de aduana, se han registrado importaciones con valores unitarios cercanos a las US$116 CIF la tonelada en octubre de 2018.

Considerando estas cifras, se visualiza un panorama en el que se registraría una presión al alza del insumo hacia 2023, en torno a las US$70-72 CIF la tonelada, precio que pudiese influir negativamente en la producción hidrometalúrgica del país a tan bajas leyes como las actuales.

Vea el estudio completo aquí.