“La demanda de minerales, y particularmente la de cobre, se proyecta a largo plazo  con más fortaleza que nunca en la historia”, sostuvo el vicepresidente ejecutivo de Cochilco, Sergio Hernández, en el marco del Foro de Promoción de Inversiones de Antofagasta, realizado en esa ciudad.

Agregó que hacia 2050 se proyecta que la demanda de cobre refinado llegue a 38 millones de toneladas, con un incremento anual de 450.000 toneladas, como consecuencia principalmente del mayor consumo que requerirá el sector transporte, gracias al desarrollo de la electromovilidad.

«Sólo la demanda de transporte, en gran medida por efecto del cambio de los vehículos de combustión interna a eléctricos, representa 4,3 millones de toneladas adicionales de cobre, consumidas anualmente al 2050”, precisó.

En este contexto, Hernández hizo hincapié en que existe un importante espacio para incrementar la oferta del metal. “Incluso asumiendo un aumento del reciclaje, se podrían necesitar 7,5 millones de toneladas adicionales de cobre de mina anualmente al 2050”, sostuvo. Asimismo, para que Chile mantenga su actual participación de producción en el mercado de cobre mundial, que alcanza a 27,2%, deberá producir a esa fecha 8,3 millones de toneladas, 2,5 millones adicionales a las actuales, a una tasa de crecimiento del 2% anual.

Inversión regional

Respecto de las proyecciones de inversión minera para la Región de Antofagasta al año 2027, el vicepresidente ejecutivo de Cochilco señaló que suman US$28.025 millones, un 37% del cartera total prevista para el país.

Antofagasta también figura como la región que dará mayor empleo en operaciones mineras en similar periodo, con un total de 45.000 personas, considerando las faenas que estén en construcción y operación