En el marco del seminario de Mediana Minería, organizado por Sonami, el vicepresidente ejecutivo de Enami, André Sougarret, aseguró que la fundición Hernán Videla Lira (Paipote) estará cumpliendo el Decreto Supremo 28, que regula las emisiones para fundiciones de cobre y fuentes emisoras de arsénico.

Según el personero, el proyecto para adecuar esta instalación a la norma presenta un 78% de avance. Puntualizó que desde el punto de vista del material particulado ya se encuentran cumpliendo la regulación y que la planta de tratamiento de gases de cola estaría operando a comienzos de diciembre próximo.

Asimismo, indicó que la inversión en esta adecuación de Paipote será 10% menor a la prevista, que alcanzaba originalmente a US$54 millones.

Con todo, Sougarret advirtió que «con esto no resolvemos el problema, es un paso». Esto, porque si bien cumplirán con la captura de 95% de azufre y arsénico, no se evitarán posibles nuevos episodios ambientales que obliguen a paralizar la operación.

En ese sentido, destacó que la inversión en una nueva fundición, que capturará por sobre el 98%, sí puede resolver el tema ambiental y garantizar la continuidad operacional. «Con eso podríamos garantizar la salud de las personas que viven alrededor de Paipote y la continuidad y la eficiencia operativa», indicó.

Sougarret informó que la ingeniería de factibilidad de la nueva fundición tiene un 68% de avance, y que a fines de diciembre estaría lista. «Creemos que podemos aprobar un proyecto de esta naturaleza durante 2019», acotó.

Con esta iniciativa, la fundición Paipote duplicaría su capacidad productiva actual de 350.000 toneladas de concentrado -anuales- a 700.000 ton. de concentrado.

Modernización de las fundiciones

En el mismo contexto, Sougarret hizo hincapié en que “va a haber que adecuar a las fundiciones para cumplir la Ley (Decreto 28) y evaluar si es que efectivamente son rentables en el futuro”.

Proyectó que la (futura) adecuación «va a significar alrededor de unos US$2.000-US$3.000 millones adicionales de lo que hoy día se está invirtiendo en la distintas fundiciones».

En tanto, el presidente de la Sonami, Diego Hernández manifestó que hay inquietud en la pequeña y mediana minería por el ambiente que se vive en las fundiciones, por las nuevas exigencias. «Todo indica que a las fundiciones las están apretando cada vez más», sostuvo. «No hay nadie que tenga un Plan B sobre cuándo hay que cerrar una Fundición o cómo se reemplaza», añadió.