(Pulso) El presidente de la Sofofa, Bernardo Larraín, manifestó su preocupación por la salud de la personas de Quintero tras los últimos episodios de contaminación que han afectado a la zona. Si bien el líder del gremio del sector industrial declinó a opinar sobre la decisión del gobierno de decretar alerta sanitaria para la zona por no conocer la totalidad de los antecedentes, si manifestó que “estando involucrada la salud de las personas, consideramos que su protección debe ser la prioridad número uno”.

Respecto al rol de la gremial para dar una solución al problema de la contaminación industrial, Larraín apuntó que desde finales del año pasado se encuentran trabajando en un “Acuerdo de Colaboración para el Fortalecimiento de las Capacidades para el Monitoreo de Emisiones en Chile específicamente, para ejecutar un proyecto de mejoramiento del sistema de monitoreo de emisiones al aire en la zona de Concón, Quintero, Puchuncaví y Ventanas”.

Los actores detrás de este trabajo se encuentran la Sofofa, el Comité de Medio Ambiente, el Ministerio del Medio Ambiente y la Embajada de Finlandia.

El objetivo de esta medida es “contar con una red de monitoreo transparente y de acceso abierto, con tecnología de punta que integre tanto estaciones de medición de calidad de aire y emisiones fugitivas, como registro de emisiones y gases en chimenea”, apuntó Larraín. Esto para contar con precisión el impacto al medio ambiente de las industrias y poder fiscalizar de mejor manera.

Desde la Sofofa apuntaron que entre el 9 y 18 noviembre de este año se realizará el primer test de inter-comparación de emisiones atmosférica en terreno, para luego entregar un primer informe a final de año.