Con una inversión de US$125 millones  en su construcción, Minera Centinela inició la puesta en marcha de su nueva planta de molibdeno, la que permitirá por primera vez recuperar este mineral presente en ese yacimiento.

Andrés Hevia, gerente general de la faena del grupo Antofagasta Minerals, explicó que la entrada en operación del proyecto permitirá una reducción de costos de alrededor de 10 centavos la libra en promedio. Lo anterior por efecto del descuento de crédito por subproductos que aportará la producción de molibdeno.

Planta molibdeno de Centinela

El proyecto, cuyas obras se iniciaron en 2015, demandó una inversión de US$125 millones.

 

El ejecutivo indicó, además, que una vez que la nueva planta logre su capacidad de diseño -actualmente, se encuentra en su proceso ramp up-, la compañía alcanzará una producción anual de más de 2.000 toneladas de molibdeno fino.

En tanto, Iván Arriagada, presidente ejecutivo del grupo minero, hizo hincapié en que la nueva planta permitirá aprovechar mejor los minerales que van a explotar en esa faena durante los próximos años, los que tienen mejores leyes de molibdeno. “Es un aporte relevante para controlar los costos de Centinela y, de esta forma, contribuye a habilitar la expansión de sus operaciones”, subrayó.

La planta tiene una capacidad de procesamiento de 2.700 toneladas diarias de concentrado colectivo, produciendo un concentrado de molibdeno con una ley que bordea el 50%.

Con el aporte de esta nueva planta, que se sumará a lo generado en Los Pelambres, Antofagasta Minerals espera aumentar su producción el próximo año a cerca de 13.000 toneladas de molibdeno fino.