Ya ha comenzado el evento con que Lima convoca a la minería internacional: Expomina Perú 2018. Se prolongará hasta el viernes sobre un área de 47.000 m2 de exhibición en el Centro de Exposiciones Jockey Club de la capital peruana.

La sexta edición de Expomina considera más de 1.270 stands y 30 delegaciones extranjeras de Canadá Estados Unidos, Brasil, China, Israel, India y Finlandia, entre otros países. Asimismo, cuenta con empresarios mineros locales y extranjeros. Habrá un total de 103 conferencias empresariales y se espera la visita de más de 100.000 personas.

La feria es organizada por el grupo Digamma, y su presidente ejecutivo, Jorge León Benavides, resaltó que el evento se da en el contexto de una cartera de proyectos mineros por US$58.000 millones. “En los últimos 25 años el Perú ha tenido un crecimiento económico sostenido, superando a economías emergentes de la región. Y la minería ha sido motor de este desarrollo”, declaró, junto con aseverar que el país tiene pendiente consolidar su lucha contra la corrupción.

En esta ocasión, Expomina Perú, es presidida por Javier Velarde Zapater, vicepresidente regional de Newmont Mining Corporation. El ejecutivo sentenció que hoy es importante consolidar un nuevo marco regulatorio, construir consensos públicos-privados para el progreso. “La minería y la agricultura no se contraponen, al contrario, muchas veces tienen sinergias”, comentó al analizar las dificultades que enfrenta el desarrollo a nivel local. Asimismo, también se refirió lo que describió como momentos difíciles que atraviesa el Perú en cuanto a la ética comercial: “Mientras la corrupción siga carcomiendo nuestras instituciones públicas, no podremos avanzar hacia el desarrollo”.

El orador principal fue el Presidente de la República, licenciado Martín Vizcarra, quien recordó que la actividad minera tiene más de mil años en el Perú. “Hoy usamos ciencia y tecnología, y es una fuente de trabajo y generación de riqueza. Estamos realmente comprometidos con la actividad minera”.

El Mandatario recordó el objetivo del presente Gobierno: “De los US$58.000 millones en proyectos mineros, al 2021 queremos tener al menos concretados el 40%”.

Sin embargo, Vizcarra planteó que el camino no está liberado dados los crecientes rechazos a la actividad minera. Al respecto, comentó que “hemos identificado que los beneficios para las áreas de influencia directa tardan en llegar. Quien está alrededor de la mina demora en ver los resultados. Y ahí hay responsabilidad del Estado. Hay contradicciones, porque tenemos tecnología de punta en la mina, pero al salir afuera y encontramos comunidades que, por ejemplo, no tienen agua”.

El Presidente peruano indicó que, al respecto, el Gobierno está desarrollando un plan de adelanto social. “Allí donde llega la inversión, allí debe llegar el Estado con sus programas”. Y destacó que con esto se seguirá adelante porque “las inversiones están garantizadas. Hay seguridad jurídica. Sin embargo, tenemos que arreglar problemas internos, como la necesidad de luchar todos contra la corrupción, y es una necesidad que tenemos a todo nivel. Es una necesidad combatir la corrupción”.

“Si queremos ser un país desarrollado, todos debemos luchar contra la corrupción, debemos hacer reformas estructurales”, concluyó.