(Pulso) SQM acaparó todas las miradas del mercado luego del acuerdo al que llegó la Fiscalía Nacional Económica (FNE) con la china Tianqi para la compra del 24% de la minera no metálica a Nutrién, una operación que supera los US$ 4.000 millones.

En las primeras operaciones del mercado, la serie B del papel rompió la barrera de los $ 30.000 por primera vez desde el 14 de agosto pasado. Sin embargo, el entusiasmo se fue diluyendo a medida que avanzaba la jornada y el título se despidió de las operaciones en los $ 29.837, un retroceso de 0,67% en relación la viernes.

Los montos transados de la acción lideraron con holgura la jornada y superaron los $ 22.262 millones.

Con este resultado, la capitalización de mercado de la firma ligada a Julio Ponce Lerou llega a los US$ 11.306 millones y sólo es superada por Copec, Falabella, Banco de Chile y Santander.

Apoyo al cuerdo

Pese a este retroceso, los expertos en términos generales aprobaron el acuerdo.

“Esta noticia es un hito importante para concretar la transacción y reduce el riesgo de sobreoferta en las acciones”, dijo Banchile Inversiones en un informe.

“El riesgo de que no prosperara la adquisición de la participación que posee Nutrien habría impactado el desempeño de las acciones de SQM”, agregó la entidad.

El acuerdo sugiere que el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia podría dar luz verde a esta mega operación. Así por lo menos se desprende de las opiniones de los expertos.

El ex presidente del Tribunal Defensa de Libre Competencia (TDLC), Tomás Menchaca dijo que llegar a un acuerdo es la forma más razonable de resolver esta transacción.

“En definitiva los riesgos para la competencia son más del mercado mundial del litio más que a nivel interno, porque aquí lo único que cambia son los accionistas”, afirmó el experto, quien espera que el Tribunal apruebe el acuerdo.

Bitran: “Es un importante avance”

“Es indispensable que se establezcan condiciones así, porque de otra manera no podría haber sido aprobada por la Fiscalía”, aseguró Tomás Flores, ex subsecretario de Economía. Para el académico de la Universidad Mayor, “la compra no es una conducta anticompetitiva en la medida que se fijen medidas de mitigación como las que la Fiscalía estableció”.

El ex vicepresidente de Corfo, Eduardo Bitran, no quedó indiferente al tema y a través de su cuenta de Twitter comentó el acuerdo. “Es un importante avance la aplicación de nuevas normas de Interlocking para participaciones minoritarias. Un competidor, cuando compra participación minoritaria en empresa, juntos y relacionados, poseen participación de mercado alta, afecta la libre competencia”.

A su vez, otros abogados relacionado con el caso fueron enfáticos en señalar que estas medidas “están correctas”, puesto que “esa es la forma de implementar un acuerdo como este”.