Que la Tarjeta Verde es una herramienta para apoyar la gestión en seguridad es algo que las personas ya dominan en Chuquicamata. Sin embargo, -desde la Gerencia de Fundición del distrito nortino- afirmaron que su uso puede ir mucho más allá, pues el área logró estandarizar el empleo de un Elemento de Protección Personal (EPP) en toda la Corporación.

Se trata de guantes y chaquetas de cuero para mujeres que les permitirán trabajar de forma más cómoda y segura.

En este contexto, el analista de Gestión de Fundición, Fabio Fuentes, destacó que “estos elementos de protección no existían en Codelco, pero luego de la última reunión corporativa de EPP en Casa Matriz, contamos lo que nos pasó y cómo lo implementamos y ahora se incorporaron en el resto de las divisiones. Es decir, todas las mujeres de la Corporación utilizarán el mismo equipo de protección personal en cuero”.

Comodidad y seguridad 

La ergonomía es un factor determinante, considerando que quienes usan estos EPP tienen que manipular herramientas y elementos que son pesados, a altas temperaturas y en condiciones no muy cómodas.

En esta línea, la operadora de Conversión y Grúas Morgan de Fundición,  Jacqueline Vega, enfatizó que “el cambio ha sido buenísimo, porque ahora trabajo mucho más cómoda y con mayor seguridad, realmente se nota la diferencia y ya no tengo ninguna dificultad a la hora de manipular las herramientas”.

Asimismo, se mostró sorprendida al saber que el uso de Tarjeta Verde se volvió un beneficio para todas sus colegas de la Corporación. “Es bueno saber que ahora todas tendrán sus EPP para estos trabajos. Eso es lo que buscábamos, trabajar cómodas y seguras, porque eso es lo esencial”, subrayó.

Esta iniciativa se suma a otra indumentaria que también está a prueba con las operadoras y mantenedoras de esta unidad de negocio, la que destaca por estar a la vanguardia de lo que existe actualmente en el mercado y con mayores estándares de seguridad. El equipo está compuesto por un pantalón modelo cargo que –junto a la protección retardante a la llama– también es anti corte, una primera capa y una chaqueta con cintas reflectantes y respectivos bolsillos que viene a reemplazar al chaleco geólogo que se usa actualmente.

«Comenzamos con las operadoras y mantenedoras entregándoles ropa de acuerdo a la normativa, lo que significa que sobre ocho calorías por centímetro cuadrado es el nivel de protección que ellas deberían tener. Con esta implementación les estamos dando una protección de 14, por lo tanto, tienen un alto nivel de seguridad frente a la proyección de partículas incandescentes, a la llama o flama intempestiva», comentó Fabio Fuentes.

En tanto, Andrea Carvajal, electricista especializada de la Unidad de Mantenimiento Eléctrico Fundición, resaltó que «esta ropa es una innovación para nosotras. La estamos utilizando hace un mes aproximadamente. Es cómoda, ergónoma, ya que está idealmente diseñada para las mujeres y cumple con los requisitos que exige la normativa en cuanto a nivel de protección y se acomoda muy bien, tanto al cuerpo como a las herramientas que debemos utilizar».