“Estamos claramente en un ciclo de recuperación de la actividad”, fue el diagnóstico que hizo el presidente de Sonami, Diego Hernández, durante su discurso en la Cena Anual de la Minería, convocada por el gremio.

Ante una audiencia de unas 900 personas, el dirigente planteó que esta constatación permite albergar un “moderado optimismo” para los próximos años, recociendo un contexto donde convergen buenas expectativas con un panorama externo incierto, debido a la controversia comercial entre Estados Unidos y China.

Junto con valorar la convicción del Gobierno por posicionar a la industria minera como motor de la recuperación, el representante gremial puso sobre la mesa una serie de temas pendientes, como la necesidad de fortalecer el atractivo de Chile para la inversión.

“Hay que reencantar a los inversionistas para que vuelvan a invertir en nuestra minería”, afirmó, planteando que se requieren cambios en la legislación “que otorguen mayores grados de certeza jurídica y permitan la realización de proyectos más competitivos”. En ese sentido, propuso la creación de instrumentos específicos de atracción y protección de inversiones, que otorguen algunas de las garantías que ofrecía el Decreto Ley 600, como no discriminación entre inversionista nacional y extranjero, invariabilidad tributaria (al menos del royalty), principalmente.

Del mismo modo, y en particular respecto de la mediana minería, Hernández hizo ver que hoy este segmento enfrenta una legislación y reglamentación complejas, pensadas para megaproyectos, cuando no tiene la misma magnitud ni huella ambiental que la gran minería. Hizo notar que hoy existe una carpeta de proyectos de competitividad media y de menores magnitudes individuales que es factible de ser ejecutada.

Reformas tributaria y laboral

En cuanto a la reforma tributaria propuesta por el actual Gobierno, el presidente de Sonami dijo que va por la senda correcta, dado que apunta a tres aspectos claves: la simplificación de la normativa impositiva, la necesaria certeza jurídica y el fomento a la inversión.

Otra reforma a la que hizo referencia fue la laboral –implementada en la Administración anterior-, sobre la cual opinó que “los daños que generó son mayores que los aportes”. Según Hernández, esta legislación sólo agregó rigidez a las relaciones laborales, en vez de apuntar “a una relación empresa-sindicato que no sólo se remita a las remuneraciones o los bonos, sino que aborde temas más amplios como la flexibilidad laboral y remuneraciones variables”. Ello, puntualizó, apuntaría a mejorar la productividad y la estabilidad en el trabajo.

Avances

En su discurso, el representante de Sonami destacó que la industria ve que por primera vez se está reconociendo explícitamente a la minería como una industria fundamental para el desarrollo y la economía del país.

En ese sentido, rescató la creación de la Oficina de Gestión de Proyectos Sustentables, para coordinar y agilizar el proceso de autorización de grandes iniciativas de inversión; los avances en la revisión de la Ley de Cierre de Faenas e Instalaciones Mineras, así como del Reglamento de Seguridad Minera; el envío de un proyecto de ley para modificar el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental; la decisión de fusionar el Programa Alta Ley con el Centro de Investigación Minera y Metalúrgica (CIMM); y el impulso al desarrollo de una minería más sustentable e inclusiva, a través de mecanismos de diálogo y solución temprana de conflictos.

Participación de la mujer

Hernández también se hizo parte del desafío de aumentar la participación de la mujer en la minería, porque aunque dijo ver con satisfacción cómo las mineras tienen en sus planes incrementar su inclusión, el indicador general (8,4%) continúa siendo bajo. “Hacemos un llamado a seguir aprovechando los talentos que tienen las mujeres en nuestro sector y en otros de la economía”, expresó.

Proyecciones

De acuerdo con el personero, la minería se encuentra hoy en un momento expectante, reflejado en un crecimiento del PIB minero de 12% en el primer semestre. Incluso “si en la segunda mitad del año el crecimiento de la producción minera fuera nulo, el PIB minero de 2018 registraría un crecimiento de 6%”, puntualizó.

Como estimaciones del gremio, Hernández proyectó que, con mayores envíos de cobre y precios superiores a los del año pasado, 2018 cerrará con exportaciones mineras por un monto cercano a US$45.000 millones.

En relación con 2019, previó un crecimiento modesto del sector, toda vez que “los nuevos proyectos estarán en inicio de construcción”.

Premios

En el marco de la cena se entregaron los premios anuales Sociedad Nacional de Minería 2018, distinción que se entrega desde 1990 para reconocer el desempeño productivo de las empresas asociadas de la gran, mediana y pequeña minería, metálicas y no metálicas.

En esta oportunidad fueron reconocidos: Nelson Saavedra Quiroz, con el premio al pequeño productor, la Sociedad Contractual Minera Atacama Kozan (mediana minería) y Yamana Gold (gran minería).

El premio de seguridad “John T. Ryan”, que destaca anualmente a la operación minera con los más bajos índices de frecuencia de accidentes, fue otorgado a la Sociedad Minera Punta del Cobre.