Un grupo de investigadores de Ingeniería y Gestión de la Construcción de la Universidad Católica (UC) logró duplicar el desempeño de los materiales de cemento, a partir de un innovador uso de los residuos sólidos extraídos de los relaves mineros de cobre.

Este estudio está enfocado en la reducción del impacto medioambiental tanto de la producción del material de construcción, como de las actividades mineras.

“La producción de una tonelada métrica de cemento conlleva la emisión de casi una tonelada de dióxido de carbono (CO2). Esta huella es uno de los principales factores en la búsqueda de nuevos materiales y métodos de construcción”, señaló Mauricio López, profesor de Ingeniería UC, quien lidera el proyecto.

Al respecto, el investigador explicó que analizaron la factibilidad técnica de crear dichos materiales a través del uso innovador de los relaves mineros de cobre, aplicando un nuevo tratamiento térmico y mecánico de ellos.

A diferencia de la industria energética, que ha logrado desarrollar fuentes renovables, el cemento sigue siendo, en mayor o menor grado, similar al usado hace más de 200 años. Además, continúa teniendo una alta demanda a nivel mundial que irá creciendo hasta 2050.

Los ensayos realizados en los laboratorios de Ciencia y Tecnología de Materiales de Construcción UC y del centro Dictuc, consideraron muestras de ocho relaves, ubicados en Copiapó, Salamanca y Tiltil. En estas pruebas, también participó el investigador Felipe Vargas.

Esta investigación es apoyada por el Fondo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico de Conicyt, el programa Ingeniería 2030 de Corfo, y el Centro de Desarrollo Urbano y Sustentable (Cedeus), en el que participa la Universidad de Concepción (Udec).