(El Mercurio) A las 00.00 horas del viernes recién pasado entraron en vigencia los aranceles impuestos por Estados Unidos a bienes provenientes de China. Este fue el primer tiro que desató la guerra comercial que hasta ahora había estado marcada por medidas unilaterales de parte de Donald Trump a sus socios comerciales.

Y tal como había adelantado, el gigante asiático reaccionó de inmediato y no tardó más de un minuto en aplicar también aranceles en forma de represalia a lo impuesto por la primera economía mundial. En un comunicado emitido por el Ministerio de Comercio de ese país, aclaró que China estaba “obligada a tomar las contramedidas necesarias para defender los intereses fundamentales del país y de su población”.

Los aranceles impuestos por Trump fueron de 25% sobre máquinas y productos electrónicos chinos por hasta US$ 34 mil millones, y la respuesta de china será equivalente.

Horas antes de la fecha límite para que los aranceles entraran en vigencia, Trump causó mayor incertidumbre advirtiendo que su país podría imponer aranceles sobre bienes chinos por hasta medio billón de dólares.

China, además, acudió a la Organización Mundial del Comercio (OMC) para interponer una nueva denuncia formal contra Estados Unidos tras la entrada en vigor de aranceles según informó el Ministerio de Comercio chino.

Además, la guerra comercial se continúa expandiendo. Rusia se sumó ayer a la contienda aplicando aranceles entre el 25% y 40% a las importaciones de determinados productos provenientes de EE.UU., luego de que ese país aplicara restricciones estimadas en US$ 537,6 millones. Según el Ministerio de Desarrollo Económico ruso, los aranceles anunciados permitirán al país compensar una parte de esas pérdidas por US$ 87,6 millones.

Pese a que el viernes se concretaron las amenazas proteccionistas, las bolsas globales no se vieron afectadas. Incluso, ayer en su gran mayoría tuvieron un desempeño levemente al alza, excepto el Merval de Argentina y el principal índice colombiano, que cayeron 0,73% y 0,6%, respectivamente. En Wall Street, el Dow Jones subió ligeramente 0,4%, mientras que el S&P 500 anotó un incremento de 0,85%.

Donde sí han tenido impacto las medidas ha sido en los commodities. El cobre, por ejemplo, acumula 10 días con bajas que suman un pérdida de 7,12%. Ayer cerró con una caída de 1,15% hasta US$ 2,87 por libra, su mínimo valor desde agosto de 2017.

Gobierno califica de nefastas las medidas arancelarias

Ante la incertidumbre de si la guerra comercial seguirá afectando el precio del cobre y otros productos de la economía chilena, el gobierno ha rechazado en todas sus formas las medidas proteccionistas. El ministro de Relaciones Exteriores, Roberto Ampuero, señaló que el escenario que se está dando ya está teniendo un impacto en el comercio mundial y advirtió que Chile no está ajeno. “A Chile, como un país que valora el libre comercio, y que se ha visto beneficiado por una apertura comercial e integración al mundo, le preocupan las medidas proteccionistas. No solo eso. Lo consideramos nefasto”, comentó Ampuero.

Así, el gobierno está elaborando una lista de exportaciones chilenas que eventualmente podrían verse afectadas además del cobre. Rodrigo Yáñez, director de la Direcon, comentó que aún no hay certezas de cómo ni cuáles son esos bienes. Sin embargo, considera el vino de alta gama que tiene una demanda inelástica y la fruta fresca -que no compite en la misma temporada que la fruta estadounidense- como posibles bienes que queden fuera de la disputa por su demanda.

Alejandro Fernández, gerente de estudios de Gemines, comentó que “en general habrá una desaceleración de la economía mundial, y eso significa que la demanda del resto del mundo por la generalidad de nuestras exportaciones tendería a deprimirse”.

Cobre cae a US$ 2,87 y surge riesgo para arcas fiscales

El cobre ha sido uno de los grandes afectados por la guerra comercial, lo que impacta directamente a Chile, por ser este el principal producto de exportación. Hasta ahora, el metal suma 10 días consecutivos de caídas en los que acumula una baja de 7,12%, su peor racha negativa desde noviembre de 2015, cuando cayó 10,75% en 11 jornadas seguidas. Ayer el cobre descendió 1,15% hasta los US$ 2,87 por libra, su menor valor desde el 3 de agosto del año pasado.

Una de las interrogantes que surgen de inmediato cuando cae el cobre es si esto puede afectar el desempeño de las mineras y, con ello, la contribución que realiza el sector al fisco. El economista de Rojas & Asociados, Patricio Rojas, señaló que esto es un riesgo, pero aún no se concreta, ya que el presupuesto fue hecho con un precio del cobre a US$ 2,77 la libra, más bajo que el promedio que acumula en el año que está en US$ 3,13 la libra, pese a la reciente caída. “Todavía la situación sigue siendo favorable en materia de excedentes y también con respecto de cómo se estructuró el presupuesto del 2018 en relación con el precio del cobre”, comentó Rojas.

Sin embargo, el economista señaló que lo que debería preocupar las finanzas chilenas es cuánto tiempo se puede mantener el precio bajo los US$ 3 la libra, que según Rojas “está muy asociado a cómo se desarrolle todo el contexto que se está viviendo entre Estados Unidos y China, y también las respuestas que habrá respecto de los otros países si es que la guerra comercial sigue escalando”.

Si bien la caída que ha mostrado el cobre ha sido atribuida a la guerra comercial, la inquietud que surge es cuánto más podría descender. Juan Carlos Guajardo, director ejecutivo de Plusmining, comentó que la tendencia a la baja está claramente instalada en medio de un ambiente negativo para las cotizaciones de materias primas y otros activos de riesgo. Incluso, Guajardo recortó su proyección de precio promedio anual a US$ 3,2 la libra. No obstante, afirmó que “se debe tener presente que los fundamentos de mercado a mediano plazo son muy favorables, por lo que de no mediar un agravamiento muy significativo el precio debiera comenzar a estabilizarse”.

Por su parte, Juan Esteban Fuentes, analista de CRU, señaló que estima un precio anual en US$ 3,12 la libra este año, pero que “efectivamente la guerra comercial ha afectado el precio, dado que no existe soporte al precio por el lado de los costos”.

La caída del cobre ha provocado una apreciación del dólar, ya que ante la guerra comercial ha estado actuando como refugio. Así, la apreciación a nivel internacional de la divisa estadounidense ha impactado en el mercado local, donde el tipo de cambio ayer subió a $656,9.

[Te puede interesar leer: Ministro Prokurica: “Para las políticas públicas es imprescindible que el cobre se ubique sobre los US$3 la libra”]

Escalada tendrá impacto en crecimiento global

Si bien se proyectaba que la guerra comercial podía provocar una caída de un punto del PIB en la economía global, los economistas señalaron que hoy eso podría ser exagerado, pero aseguran que de todas maneras se desacelerará el comercio mundial. En su última proyección, el Fondo Monetario Internacional (FMI) estimó que el mundo crecerá 3,9% en 2018 y 2019. Sin embargo, según Erick Haindl, decano de la Facultad de Negocios de la Universidad Gabriela Mistral, esto podría verse truncado, ya que asegura que la escalada proteccionista provocará una desaceleración en el dinamismo de la economía mundial. “No creo que sea un punto del PIB, creo que eso es exagerado. Creo que el equilibrio final va a ser menor que eso, seguramente que el comercio mundial se va a ver frenado algo, pero menos de lo que se piensa en este momento”. Por su parte, Alejandro Fernández, gerente de estudios de Gemines, dijo que “lo más probable es que el impacto negativo sobre la economía mundial se sienta más bien a partir de fines de año o comienzos del próximo”.