(El Mercurio) La pequeña y mediana minería pasa por un complejo momento, y es que a pesar del mejor precio del cobre, el crédito que arrastra el sector ha impedido la reactivación, contando solo con 584 productores activos. Esto, en circunstancias que en los períodos anteriores, donde el precio del mineral rondó los US$ 3, la cantidad de empresas superaba los mil.

Para el presidente de la Sonami, Diego Hernández, la solución pasa por suspender el pago por seis meses y así permitir la entrada de nuevos actores, apelando a que sea el Gobierno en su conjunto el que se involucre en el tema.

“Como parche, están las medidas que presentó Enami, que son de apoyo, pero que no convencen a la pequeña minería porque favorecen puntualmente a algunos productores. No son medidas que fomenten que el sector se reactive”, asegura.

La razón de esto, según Hernández, es que quien puede permitir el retraso del pago es el Ministerio de Hacienda a través de un decreto, pero según él, la visión de esta cartera está limitada a la cancelación del crédito y no a la reactivación del sector.

“Esto es un problema político, no técnico, y nosotros creemos que el Gobierno en su conjunto lo tiene que abordar. Este gobierno creó estas expectativas que no han sido atendidas”, enfatizó.

A la fecha, la pequeña y mediana minería ha pagado U$$ 13,4 millones, de los US$ 54 millones que contempla el fondo de sustentación del precio del cobre.

[Te puede interesar leer: Enami presenta medidas para impulsar la reactivación de la pequeña minería]

Perspectivas del cobre

A pesar de que el cobre lleva nueve jornadas consecutivas bajando, Hernández apunta a que esto se debe a las esquirlas de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, que afectaría la actividad del gigante asiático, principal consumidor de cobre en el mundo.

“Las expectativas son positivas a mediano y largo plazo, creemos que la demanda va a ser firme”, asegura, y agrega que “el precio de aquí a fin de año y a fin del 2019 está más alto que al contado, el mercado ve que en los próximos meses el cobre debiera subir, por lo que esto es una sobrerreacción”.

Otro dato es que en China se han mantenido los premios por cátodos de buena calidad, en torno a los US$ 80. “Están dispuestos a pagar el mismo precio, a pesar de la caída de los últimos días, porque no creen que vaya a sobrar cobre”, indica.

Junto con ello, Hernández apunta al fenómeno Escondida y las probabilidades de huelga que hicieron subir el precio las últimas semanas, las que se han ido diluyendo, principalmente porque el mercado no ve una huelga como la de 2017. Lo anterior se suma a las negociaciones exitosas que se han visto en la industria durante el año.