(Pulso) A fines de mayo, la Fiscalía Nacional Económica (FNE) aprobó la venta de la productora de acero Gerdau Aza Chile por parte de la brasileña Gerdau a un grupo de empresarios chilenos. Poco más de un mes después, el nuevo controlador tomó posesión del activo, definiendo además los principales puestos ejecutivos y el directorio.

En ese contexto, ayer se decidió que la mesa estará integrada por Jorge Matetic, quien será el presidente, José Luis del Río y Hermann von Mühlenbrock, ex presidente de Sofofa y quien también asumió como gerente general. Ítalo Ozzano, en tanto, es el nuevo gerente de Negocios de la siderúrgica.

Los nuevos dueños son las familias Matetic Riestra y Conrads Ruiz-Tagle, ambas a través de Matco Cables con el 45%; además de José Luis del Río Goudie (por Ingeniería e Inversiones, con otro 45%), y los ex gerentes de Gerdau Aza Ítalo Ozzano y Hermann von Mühlenbrock, ambos con el 5%.

“Estamos ingresando con mi amigo José Luis del Río a una empresa local líder en sustentabilidad, eficiencia y calidad, desde la cual vamos a seguir apoyando el desarrollo que ha alcanzado Chile en los sectores inmobiliario, de construcción, agrícola y minero, con productos de alta calidad y seguridad, verdes y con trazabilidad ambiental”, dijo el flamante presidente del directorio de la compañía, Jorge Matetic.

José Luis del Río, en tanto, agregó que la alianza tendrá un positivo impacto sobre todo en materia ambiental, agregando que comparten una visión similar de negocios con Jorge Matetic.

“El reciclaje de chatarra genera enormes beneficios ambientales, al sacar de circulación todos los años más de 600 mil toneladas de chatarra ferrosa, equivalentes a llenar más de cuatro veces todo el Estadio Nacional, evitando que contaminen el ambiente”, dijo el empresario.

A su turno, el nuevo gerente general valoró el papel que cumple la compañía en la economía nacional, asegurando que el conocimiento previo de la empresa es un plus para la gestión.

“Gerdau Aza es una empresa a la que quiero mucho y que conozco bien. Tiene un equipo humano de excelencia y cumple con los más altos estándares internacionales en seguridad laboral, profesionalismo y responsabilidad. Generamos cerca de 1.000 empleos directos y decenas de miles indirectos a través de la compra de chatarra ferrosa nacional a pymes legalmente constituidas, las que forman parte de una industria que genera más de 110 mil empleos en todo el país”, comentó.