(Pulso) En una medida para evitar que siga escalando el tema de las asesorías a SQM de Julio y Eugenio Ponce Lerou, la compañía determinó que ninguno de los hermanos tendrá oficinas en el edificio corporativo ubicado en la comuna de Las Condes, tal como había quedado fijado en un comienzo.

Este cambio también busca dejar en claro que el rol de ellos es de asesores de la empresa, y que no participarán de las decisiones que tome la gerencia o el directorio de la sociedad.

Otro de los puntos que se está buscando aclarar son las remuneraciones que ambos recibirán por prestar las asesorías.

Como ha reconocido la minera no metálica, Julio Ponce será asesor de operaciones y estrategias de la sociedad, mientras que en el caso de su hermano Eugenio, asesor comercial y estratégico de la sociedad.

Se conoció que en el caso del mayor accionista de SQM, el servicio que prestará al directorio de la empresa será ad honorem, considerando que él recibe tributos en base a los dividendos que le entrega la compañía.

En el caso de Eugenio, él sí recibirá una remuneración mensual, la que será acorde con el fin de que no sea tentado por la competencia.

“Julio pidió contribuir a la compañía sin que ello signifique costo alguno para la empresa porque a él, como accionista, le conviene que a Soquimich le vaya bien. Si Soqui gana, él gana, entonces no va a cobrar por sus asesorías. Eugenio, en tanto, puede tener un incentivo monetario para ser ‘levantado’ por la competencia, por lo que en su caso, sí se le pagará. No te puedo confirmar el monto”, dijo una alta fuente del directorio de SQM a La Tercera PM, agregando que “el honorario de Eugenio es en función que no sea levantado por la competencia habida consideración que no es accionista de SQM y conoce extremadamente bien el negocio”.

Las condiciones

Según lo señalado por la empresa a la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) los contratos de ambos durarán un año, plazo que puede ser renovado de forma automática ejercicio por ejercicio. Si una de las partes quiere poner fin al vínculo debe comunicarlo al menos con 30 días de anticipación.

La empresa además indicó al regulador que el directorio le dio la misión a Alberto Salas, actual presidente de la sociedad, la negociación de los contratos, los cuales, según indicado por el propio Salas, incorpora “los términos estándares para las consultorías que encarga la sociedad”.

Estas condiciones incluyen temas como las obligaciones de cumplir el código de ética y política de cumplimiento anti soborno y corrupción que tiene la empresa, además de cumplir con las leyes anti soborno, lavado de dinero, financiamiento del terrorismo y receptación que hay tanto en Chile como en Estados Unidos.