(El Mercurio) El inicio de la negociación colectiva de la minera Escondida -la privada más grande del mundo a tajo abierto- presionó al cobre al alza ante la incertidumbre de que pudiera afectar el suministro del metal. Esto, tras la experiencia del año pasado cuando Escondida protagonizó una huelga de sus trabajadores por 46 días que afectó el suministro.

Ayer, el cobre cerró con un incremento de 1,78% hasta los US$ 3,15 la libra. Esta es su mayor alza diaria desde el 18 de abril, cuando tuvo un avance de 2,24%. Además, es su mayor valor desde hace seis semanas, específicamente el 25 de abril, cuando la libra se cotizó en US$ 3,16. Pese a su incremento de ayer, el precio del metal continúa con una variación negativa en lo que va de 2018, alejándose de las alzas que se vieron en 2017 producto, en gran medida, de la huelga de Escondida, que fue en febrero.

Para este año, los analistas anticiparon que podría haber un incremento del precio del metal debido a que varias mineras debían negociar colectivamente, lo que podría poner en riesgo la oferta.