Confirmando el anuncio que hiciera el ministro de Minería en la pasada Expomin en cuanto a la voluntad de institucionalizar el Programa Nacional de Minería Alta Ley, el Gobierno decidió fusionarlo con el Centro de Investigación Minera y Metalúrgica (CIMM).

La entidad pasará a denominarse Corporación Alta Ley y estará conformada con el capital y la estructura jurídica del CIMM. Será dirigida por un directorio compuesto por representantes del mundo público y privado.

Así lo informó el subsecretario de Minería, Pablo Terrazas, quien destacó que el Presisdente Sebastián Piñera “ha mandatado al Ministerio de Minería para que tenga un rol activo en el desarrollo de la innovación, y de esta manera afrontar los desafíos que tiene este sector”.

La autoridad comentó que “para avanzar hacia la minería del futuro es indispensable la alianza público-privada. Es por ello que estamos institucionalizando el programa Alta Ley, que desde sus inicios ha trabajado en iniciativas que van en línea con las prioridades de esta Subsecretaría, como es la explotación de minerales de manera sustentable, la reducción de los pasivos ambientales, el desarrollo de los proveedores y de las capacidades técnicas locales, entre otras”.

Mauro Valdés, presidente de Alta Ley, saluda a Pablo Terrazas, subsecretario de Minería.

Nueva etapa

Junto con manifestar su satisfacción por este anuncio, el presidente del Programa Alta Ley, Mauro Valdés, sostuvo que “esta nueva institucionalidad jurídica marca una nueva etapa y potencia los objetivos de Alta Ley, dando la posibilidad de ser más ambiciosos en la aceleración de un ecosistema de innovación en minería, que favorezca tanto a ésta y su productividad, como también al país y su tránsito hacia la economía del conocimiento”.

Alta Ley es una iniciativa público-privada creada en 2015 de la mano de Corfo, los ministerios de Economía y Minería, y que se desarrolla dentro de los Programas Estratégicos Nacionales de Especialización Inteligente (Transforma).

Dentro de sus líneas de trabajo está el programa Expande, que busca conectar la demanda tecnológica de las compañías mineras con la oferta de soluciones; Eleva, que apunta a la formación de talentos para la industria minera; y el programa Tranque, orientado al desarrollo de tecnologías para el monitoreo de variables críticas de estabilidad física y química de los tranques de relaves.

Lea también: Expomin parte con foco en los cambios que implicarán las nuevas tecnologías en la industria