La demanda de oro aumentó 10% en 2017, el primer incremento anual desde 2013. Así lo dio a conocer Thomson Reuters en su estudio GFMS Gold Survey 2018.

El principal impulsor en la compras  del metal precioso fue el segmento para la fabricación de joyería, con un aumento de 13% el año pasado respecto del ejercicio anterior. Según detalla el reporte, luego de evidenciar una fuerte caída en 2016 por cambios regulatorios, la demanda de India mostró en 2017 un aumento de 58% en doce meses, toda vez que el mercado apostó por hacerse de inventarios adelantándose al Impuesto de Bienes y Servicios (GST por sus siglas en inglés), el cual se implementó a mediados de año.

En el caso de la demanda china para fabricación de joyas, ésta retrocedió un 3%, lo que representa la menor caída desde que el mercado subió en 2013, lo que a juicio del estudio, muestra que el escenario se está estabilizando.

La demanda industrial de oro aumentó 4% en 2017, el primer incremento desde 2010, totalizando 380 ton, principalmente por el impulso del sector de productos electrónicos.

En el caso de las compras del metal precioso como inversión, se registraron 1.205 ton en 2017, una caída de 24% en doce meses. Esta baja se debió principalmente a la menor demanda por monedas de oro, que con 248 ton fue la menor desde 2007, detalla GFMS Gold Survey, mientras que en el caso de los lingotes la caída fue de 1%.

Oferta

En cuanto a la oferta de oro, el reporte indica que a producción minera global reportada el pasado año fue de 3.247 ton, cinco menos que en 2016 por temas ambientales en China y un mayor control a la minería ilegal en Indonesia. Similares esfuerzos se destacan  en el caso de Perú y Colombia.

Por el contrario, la producción de Rusia mostró un fuerte avance a nivel global mientras que la de Estados Unidos tuvo un aumento de ocho toneladas respecto al ejercicio anterior, favorecida por nuevos proyectos y mayores leyes en dos de sus principales faenas.

Precio

Thomson Reuters indica que su proyección de precio para el oro es de un promedio de US$1.360 la onza este año, estimando que puede acercarse brevemente a un máximo de US$1.500 la oz. Los factores vinculados a incertidumbres geopolíticas se mantienen como el principal driver para la cotización del metal, dado su rol como un activo para cubrirse del riesgo.