El subsecretario de Minería, Pablo Terrazas; y el vicepresidente ejecutivo de la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco), Sergio Hernández, dieron a conocer hoy las principales conclusiones del Informe de Tendencias del Mercado Internacional del Cobre, correspondiente al primer trimestre de 2018, donde informaron que la estimación para el precio promedio del cobre se mantiene en US$3,06 la libra para 2018 y US$3,11/lb para 2019, de acuerdo a lo que se había estimado el trimestre pasado.

Terrazas sostuvo adicionalmente que «se proyecta un crecimiento de 4,3% en la producción de cobre (de Chile) este año, lo que significa 260.000 toneladas adicionales. Partimos el año positivamente, ya que la producción chilena a febrero de 2018 alcanzó 919.000 toneladas, lo que representó un aumento de 13,5% respecto a la producción registrada en igual periodo de 2017. Y el primer trimestre de 2018 finalizó con un promedio de precio de cobre de US$3,16 la libra, un aumento de 19% respecto a igual trimestre de 2017».

Sin embargo, la autoridad opinó que «debemos ser cautelosos, porque hay una serie de contratos colectivos que se deben renovar durante este año. Por tanto, hacemos un llamado a moderar las expectativas».

Razones de la proyección en el precio

El vicepresidente ejecutivo de Cochilco explicó algunas de las causas en que se fundamenta la previsión para el precio del cobre:

«Una, es que China recuperó inventarios en sus bodegas y en sus bolsas de forma significativa, teniendo turbulencias económicas internacionales. China adquirió importantes volúmenes de cobre y eso lo ha mantenido hasta ahora. Otra, es que las empresas internacionales fabricantes de automóviles reconvirtieron sus planes industriales de automóviles convencionales, lo cual es una de las principales causas por las que advertimos que el precio del cobre -a muy largo plazo- va a tener valores significativamente buenos» afirmó Sergio Hernández.

Sostuvo, además, que otra de las razones importantes es la relacionada a que «las políticas de estímulo de Estados Unidos, el alza en la tasa de interés, están teniendo un impacto muy significativo en el creciente déficit fiscal de la economía norteamericana, eso está debilitando el dólar a nivel internacional frente a la canasta de las monedas más importantes, yuan, yen, euro y también frente al peso chileno, que tiene explicación en el aumento de los ingresos por el precio del cobre».

Proyección oferta y demanda

Hernández indicó que, considerando las condiciones de oferta y demanda, se prevé un déficit de cobre refinado de 169.000 toneladas para 2018 y de 87.000 ton para 2019. “Estos volúmenes de déficit representan entre 1,4 y 2,7 días de consumo global, es decir, mercados técnicamente en equilibrio”.

Según el ejecutivo, se ven ciertos riesgos en la oferta en Perú y Chile por la cantidad de negociaciones colectivas de este año. «Nosotros para la proyección de precios de US$3,06 (para este año y 3,11 para el próximo) incluimos solamente una disrupción de producción mina de 5%, considerada normal, pero podría ser superior, dependiendo de cómo se desarrollen los conflictos».

Asimismo, informó que el crecimiento de la demanda de cobre de China se mantendría en 2% anual, considerando la desaceleración estructural de su economía que pasaría de un ritmo de 6,9% en 2017 a 6,6% en 2018, para situarse en 6,4% en 2019, de acuerdo con antecedentes del FMI.

Así, la demanda de cobre de China llegaría a 12,1 millones de toneladas en 2018 y a 12,4 millones de ton en 2019.

Por el lado de la producción de cobre mina en el mundo, se prevé que en 2018 se expanda 4% respecto de 2017, llegando a 20,9 millones de toneladas. Los principales aumentos provendrían de Chile (260.000 TM), R.D. del Congo (109.000 TM), Perú (86.000 TM), Australia (80.000 TM) y China (71.000 TM).

En tanto, para 2019 se prevé que la oferta mundial de cobre mina aumente 2,6% o un equivalente a 551.000 toneladas. Más de la mitad de dicho aumento provendría conjuntamente de Chile (181.000 toneladas), RD del Congo (84.000 toneladas), Perú (74.000 toneladas), China (66.000 toneladas), Indonesia (63.000 toneladas) y Australia (39.000 toneladas).