(El Mercurio) Les dicen los sindicatos ABC1. Las asociaciones de supervisores de la minería no han parado de crecer en los últimos años y ahora ya no son exclusividad de Codelco ni de las grandes compañías.

A las dos federaciones existentes, una de Codelco (Fesuc) y otra de las mineras privadas (Fesumin), se está sumando una tercera, la Federación de Antofagasta Minerals, que está en vías de formación y agruparía a los sindicatos de supervisores de Centinela, Zaldívar y Los Pelambres, dice el dirigente de esta última, Waldo Pérez. Esta organización surgió porque en los procesos de negociación de cada faena muchas veces la alta gerencia explicaba que las demandas de los supervisores debían revisarse en el corporativo. “Y para negociar con el corporativo, estamos creando esta federación”, señala Pérez.

En la mediana minería, hace pocos meses también se crearon dos nuevos sindicatos de jefes, ambos ligados a empresas del grupo canadiense Lundin Mining. Pamela Bordones, presidenta del sindicato de supervisores de Lundin Mining, que opera la mina Candelaria (Región de Atacama), explica que su organización, creada a fines de 2017, surgió debido a que “afrontamos dos años de condiciones de trabajo muy difíciles y necesitábamos contar con una voz que nos representara”. Bordones, geóloga de profesión y una de las pocas mujeres que presiden un sindicato minero, agrega que “la reforma laboral les facilitó la tarea, porque hay un apoyo legal explícito a la sindicalización”.

La dirigenta señala que el otro sindicato de supervisores que se creó fue el de Lundin Mining Services, que agrupa la operación subterránea del grupo.