(El Mercurio) Las medidas proteccionistas anunciadas por el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sobre las importaciones de acero y aluminio han golpeado fuerte los precios de los commodities en general. Para el cobre la situación no ha sido diferente, ya que los temores de una guerra comercial entre EE.UU. y China -que juntos consumen cerca del 57% de la producción mundial de cobre- han presionado el precio, llevándolo bajo los US$ 3 la libra.

A un día de cerrar el primer trimestre de 2018, el metal rojo cae 7,76%, y solo en marzo retrocede 5% hasta cotizarse ayer en US$ 2,99 por libra. Con esta baja, el metal rojo anota su peor comienzo de año desde 2014 cuando cayó 10,3% en el primer trimestre.

Rolando Lay, analista de Cru, comentó que los temores a una posible guerra comercial entre Estados Unidos y China impactaron significativamente el mercado del cobre, pero señala que específicamente afecta «la confianza de traders y consumidores del metal en el largo plazo, dado que esto puede impactar en el consumo del metal físico en el largo plazo y disminuir los niveles de déficit que todo el mercado espera a partir del próximo año».

El gerente de estudios de Sonami, Álvaro Merino, coincidió con que si se intensifica la disputa comercial, el precio del cobre podría seguir bajando. Por el contrario, Merino señaló que si «se allanan las posiciones y se alcanza un alto grado de entendimiento, lo más probable es que veamos precios al alza al despejarse la incertidumbre».

Por su parte, el dólar retrocede $10,1 en lo que va del año y es su peor primer trimestre desde 2014 cuando retrocedió $10,5. Ayer el dólar bajó $0,2 hasta los $604,3, alejándose de los valores que tuvo a principio de año bajo la barrera de los $600.

Álvaro González, economista de Santander, sostuvo que los principales drivers del tipo de cambio serán «la evolución del precio del cobre y el valor del dólar internacional. Respecto de este último, el proceso de normalización monetaria de la Fed puede impactar, en particular, si sorprende con alzas más aceleradas».