Con el objetivo de reanudar las operaciones de extracción en la Fase II de la Mina Diablo Regimiento, la División El Teniente de Codelco está realizando las pruebas finales de su proyecto de control a distancia de palas, el cual suprime la exposición a situaciones de inseguridad del operador.

Uno de los riesgos críticos identificados en la zona de galerías es el ingreso violento y sin control de material a través de un pique (bombeo de agua barro), poniendo en extremo peligro a los trabajadores y los equipos utilizados.

La principal característica de la iniciativa es la utilización de un LHD con teleasistencia, que ayuda al operador al momento de maniobrar el equipo y evita que choque contra las paredes de los túneles. Otra particularidad es que el manejo a distancia de la pala se logró gracias a un sistema ya probado en División Andina, que se puede instalar en el equipo sin importar el fabricante.

Esta prueba piloto se inició en enero y tendrá una duración de 6 meses. Con una meta inicial de 600 toneladas por día, el plan busca implementar un segundo LHD que, una vez en régimen, permitirá llegar a 2.500 toneladas diarias.

Incremento de producción

“Nuestro objetivo fue mover las fronteras del conocimiento con tecnologías que permitieran habilitar esta reserva, que cuenta con un potencial de unas 2 millones de toneladas, con leyes de 0.9 que son muy importantes”, señaló Nicolás Montecino, jefe del proyecto Extracción Agua Barro, de la gerencia de Innovación.

Por su parte, Leonardo Barría, jefe de Unidad de Diablo Regimiento, destacó la labor conjunta que el equipo de Innovación ha realizado con la Mina para habilitar un sector Fase II, que tiene mucho que aportar en momentos en que El Teniente afronta un difícil escenario debido a la merma de leyes, baja de producción y alza de costos”.