(El Mercurio) -¿Esta conciliación es una derrota para el Ministerio de Medio Ambiente?

“No. Y quiero ser bien claro. El proyecto Minera Dominga en todas sus dimensiones, en el ámbito minero y portuario, está rechazado, y la indicación es que se mantenga rechazado, puesto que el bien jurídico protegido en este proceso es la protección del medio ambiente y la naturaleza”.

“El proyecto Dominga presenta falencias graves, que más de 10 servicios diferentes han denunciado. Yo mismo constaté que la línea base es deficiente y solo con ello se amerita una nueva evaluación ambiental. Cuando concurrí a la zona, se suponía que allí no se avistaban ballenas… Sin embargo, en un periodo de muy corto tiempo yo pude avistarlas. Eso indica que, a lo menos, existe una anomalía en la línea base, que hay que reformular, y eso significa hacer una nueva evaluación ambiental”.

-Pero si se han hecho varios estudios…

“Difícilmente se puede representar lo que ocurre en el mar en dos días de análisis de línea base, como dijo Sernapesca, pues este ecosistema tiene una gran variabilidad inter e intra-anual”.

-Entonces, ¿para qué es esta conciliación que convoca el Tribunal Ambiental?

“Las abogadas del SEIA van a escuchar esta conciliación, que es un proceso sin precedentes. La única situación parecida se dio en Castilla (proyecto eléctrico portuario desarrollado por el brasileño Eike Batista) en 2012 por una conciliación a instancias de la Corte Suprema y el juez Sergio Muñoz, que en todo caso no prosperó después de dos audiencias”.

“Lo único claro que existe ahora es que Dominga es un proceso rechazado, y la idea es que se mantenga rechazado”.