(El Mercurio) El rechazo del Comité de Ministros al proyecto minero-portuario Dominga en agosto pasado marcaba el fin de la iniciativa para el Ejecutivo. Pero su tramitación en los tribunales ambientales visó que se estudiara la opción de un acuerdo entre las partes que podría “revivir” la iniciativa.

El presidente del Tribunal Ambiental de Antofagasta, Daniel Guevara, comenta que la conciliación iniciada es un proceso desformalizado, por lo que se requirió de la aprobación tanto de Andes Iron -dueños la iniciativa- como del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), organismo técnico que actúa como secretario del Comité de Ministros.

“Lo que nos explicó la abogada del SEA es que sí existía disposición del Comité de Ministros para explorar un acuerdo y lo mismo la empresa”, señaló el magistrado.

Guevara recalcó también que las organizaciones ambientalistas, como Oceana, no se opusieron a la idea del tribunal.

Tras este hecho, toman fuerza las declaraciones que hiciera en septiembre pasado el ministro de Economía, Jorge Rodríguez Grossi, quien señaló a “El Mercurio” que si bien no conocía el proyecto, “sin duda, habría querido que esto hubiese sido un poco más fácil y ojalá hubiese habido inversión. Todavía puede hacerse; nadie ha matado el proyecto, y podría llevarse a cabo”.

Cabe recordar que el rechazo del Comité de Ministros a Dominga significó en agosto la renuncia del equipo económico: los ministros de Hacienda y Economía, Rodrigo Valdés y Luis Felipe Céspedes, respectivamente. También salió el subsecretario de Hacienda, Alejandro Micco.

Visión de Medio Ambiente

El ministro de Medio Ambiente, Marcelo Mena, dijo ayer que el tribunal ambiental resolvió la apertura del proceso de conciliación en uso de las exclusivas facultades de esta sede.

“Esperamos que en este proceso participen todas las partes involucradas, incluyendo a la ciudadanía y las organizaciones de la zona, y obviamente, vamos a escuchar la propuesta”, señaló.

Pero agregó: “Quiero ser claro en señalar que, desde el punto de vista del Ejecutivo, el proyecto Dominga se encuentra rechazado, porque no se hace cargo de manera adecuada de eventuales impactos significativos al medio ambiente y la salud de las personas”.

El director ejecutivo del SEA, Juan Cristóbal Moscoso, recalcó que el llamado se encuentra dentro de las facultades que le otorga la ley al tribunal que citará una audiencia, en donde “presentarán bases para un eventual acuerdo. Esta parte está disponible siempre para escuchar lo que el tribunal nos tenga que manifestar”.

Sostuvo que este tipo de procesos es primera vez que ocurre en estas instancias, pero no es nuevo en el sistema judicial chileno. Recordó que existió un llamado a conciliación de la Tercera Sala de la Corte Suprema por el proyecto Castilla, en donde no existió el acuerdo.

Cronología de la controvertida iniciativa de hierro y cobre

La “teleserie” del proyecto minero-portuario, propiedad de Andes Iron, tiene una larga data y el llamado a conciliación instruido por el Tribunal Ambiental de Antofagasta es solo un capítulo más.

La iniciativa contempla el desarrollo de una mina de hierro y cobre en la Región de Coquimbo, además de la instalación de un puerto en la zona costera de La Higuera. El Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto fue presentado a evaluación en septiembre del 2013.

Luego de años de análisis, la Comisión de Evaluación Ambiental (CEA) de la Región de Coquimbo -instancia integrada por el intendente y los seremi- decidió el 9 de marzo de 2017 rechazar la iniciativa en una polémica votación, ya que el organismo técnico remendó su aprobación. El 21 de agosto del año pasado, el Comité de Ministros ratificó la negativa de instancia regional, desestimando la reclamación que había ingresado Andes Iron.

Esta situación motivó, el 31 de agosto, la renuncia del gabinete económico en pleno, es decir, salieron el ministro y subsecretario de Hacienda, además del titular de Economía. El 30 de noviembre pasado, la empresa presentó un recurso de reclamación ante el Tribunal Ambiental de Antofagasta.