(Pulso) Aclarado el punto respecto de que el actual titular de la Dirección del Trabajo (DT), Christian Melis, abandonará el cargo el 11 de marzo con el cambio de gobierno, en el organismo fiscalizador trabajan a toda máquina para zanjar en la mayor medida posible las definiciones clave de servicios mínimos (SS.MM.) que aún están pendientes.

En enero, la DT resolvió sobre el esperado caso de minera de Escondida, que por su tamaño y por la histórica paralización del verano pasado, podría marcar un precedente dentro de la Reforma Laboral. Dicha norma consagró nuevas reglas en materia de negociación colectiva y perfeccionó el concepto de servicio mínimo y equipo de emergencia como contrapeso a la huelga.

Tras esa estratégica definición, hoy la dirección nacional de la DT afina otra resolución que también será importante para el mercado: los SS.MM. para la operación Chuquicamata de Codelco.

Hace unas semanas la Inspección Regional del Trabajo de Antofagasta dio a conocer los servicios mínimos en caso de que no prosperen las negociaciones entre la estatal y sus trabajadores. El fiscalizador otorgó el 4% del personal en caso de que se llegue a un paro, un poco más del 1,7% solicitado por los trabajadores y lejos del 14% que había planteado la minera que preside Óscar Landerretche.

La administración de Codelco no quedó conforme con lo resuelto por la DT de Antofagasta y elevó un recurso jerárquico (de apelación) ante el jefe nacional de la Dirección del Trabajo. La reclamación fue presentada el viernes 11 de enero y teniendo en cuenta que la ley le da un plazo de 30 a la dirección nacional para resolver, se prevé que el dictamen se conocerá a mediados de este mes. Aunque desde la DT no descartan que su resolución sea inminente.

La reforma estableció que la presentación del nuevo contrato colectivo que da inicio a la negociación se debe realizar entre 60 y 45 días antes del término del instrumento vigente. El último acuerdo de los trabajadores del Rol-A de la faena Chuquicamata vence en marzo, por lo que en teoría la presentación de la nueva propuesta por parte del sindicato ya debería haberse realizado. Sin embargo, la misma reforma estableció que mientras no esté zanjada la calificación de los SS.MM. -al menos en sede administrativa-, no se puede dar inicio a las tratativas de manera reglada.

La resolución de primera instancia para Chuqui establece que el equipo de emergencia estará concentrado en el Hospital del Cobre, dado que éste posee una UCI, unidades de diálisis y oncología, así como la necesidad de cumplir con acuerdos con las Fuerzas Armadas y otras mineras de la zona.

La dotación restante estará enfocada en el área industrial para evitar robos o saqueos, y al monitoreo de algunos equipos. En cuanto al resguardo de la faena, los operadores sólo estarán encargados de la observación de taludes o de posibles desprendimientos de material, ya que en términos productivo no debiese haber maquinaria funcionando.

Transantiago

Las otras definiciones que en la DT esperan dejar finiquitadas antes de que finalice el actual gobierno -al menos en primera instancia- son las referidas a los tres principales operadores de buses del Transantiago: Alsacia, Express y Vule.

Más allá de los montos involucrados que estarían en juego en caso de una paralización de cualquiera de los tres operadores, los servicios mínimos como contrapeso a la huelga en estos casos serían de vital importancia por el impacto que tendría en la ciudadanía una paralización en el plan de transporte de la capital. De ahí que cada una de esas calificaciones esté siendo monitoreada con especial atención por el Ministerio de Transporte, que es el que fiscaliza y coordina el sistema.

Las tres resoluciones están a cargo del director regional metropolitano poniente de la DT, Jorge Meléndez.

En paralelo a esta gestión, buses Vule demandó al Fisco para ser incluido dentro de las empresas estratégicas que no tienen derecho a huelga.