Como resultado del plan de gestión energética impulsado desde 2014, ENAP consiguió ahorros por US$ 15 millones el año 2017 gracias a iniciativas y proyectos que se han desarrollado desde el año 2015.

La compañía se puso como tarea estar a la vanguardia en eficiencia energética y acaba de  certificar en la Norma internacional, Sistema de Gestión de Energía ISO 50001 a sus cinco unidades: ENAP Refinería Aconcagua, Dirección  de Almacenamiento y Oleoductos (DAO), ENAP Refinería Bío Bío, ENAP Magallanes E&P y ENAP Magallanes R&C.

“Estas unidades que son gigantescas en términos de consumo energético se certificaron completas, a diferencia de otras empresas que sólo certifican ciertos procesos. Hoy ENAP está dentro de las empresas que opera uno de los sistemas más grandes de gestión de energía en Latinoamérica”, destaca Rubens Poblete, Gerente de Gestión Energética de la estatal.

Máxima distinción

El liderazgo de ENAP en el área además fue reconocido con el Sello de Eficiencia Energética entregado en noviembre pasado por el Ministerio de Energía y la Agencia Chilena de Eficiencia Energética (AChEE), donde las cinco unidades fueron galardonadas con la máxima distinción (Categoría Gold). Se  trata de un reconocimiento para aquellas empresas que demuestran un alto compromiso del Directorio y/o Gerencia, en materia de eficiencia energética, logrando generar una cultura organizacional sobre el buen uso de los recursos energéticos.

ENAP aportó con 10 proyectos, los cuales representan el 55% de los ahorros energéticos presentados por las 22 empresas que recibieron reconocimientos en las tres categorías del Sello. Esta energía es equivalente al consumo energético anual de 42.604 viviendas.

Enap2

Equipo E&P Magallanes.

Cultura Corporativa

La estrategia de la compañía en este ámbito partió con un convenio firmado en 2014 con el Ministerio de Energía. Entonces, se creó la Dirección de Eficiencia Energética, que posteriormente fue transformada en la Gerencia de Gestión Energética, dado que es parte del plan estratégico de la compañía. A nivel interno, se conformó un equipo especializado y se obtuvieron fondos de cooperación técnica del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y de CAF-Banco de Desarrollo de América Latina para sacar esta tarea adelante.

Poblete destaca, asimismo, que este trabajo implicó un cambio cultural en ENAP, todo un desafío para una empresa de unos 11.500 trabajadores, entre personal propio y externo. “Ha sido un proceso donde la clave ha estado en sensibilizar y capacitar a toda la organización, y contar con todo el respaldo de la alta gerencia corporativa y de los gerentes de las Unidades de Negocio, para dar a entender los beneficios que se obtienen por operar un sistema de gestión de energía bajo la Norma ISO 50001”, subraya el ejecutivo.

Con estos avances, ENAP está en buen pie para enfrentar la Ley de Eficiencia Energética que se tramita en el Congreso y que justamente obligará a implementar un sistema con altos estándares internacionales, como es la ISO 50001.

Planes

Equipo DAO.

A largo plazo, la apuesta es generar ahorros anuales, a 2025, en torno a los US$55 millones, los cuales se mantendrían a lo largo del tiempo.

Actualmente, el plan de gestión energética al interior de ENAP se concentra en 26 proyectos de eficiencia energética, distribuidos en las cinco divisiones. Entre las iniciativas destacan “Recuperación de Condensados de Zona Almacenamiento (ZI)” y “Sistema Recuperación de gases a flare” por su nivel de avance de ingeniería, impacto operacional y beneficios futuros esperados.

Otros objetivos son implementar este sistema en las unidades que tiene ENAP en Argentina y Ecuador, avanzar en el desarrollo de una plataforma de monitoreo remoto de las variables energéticas de todas las unidades de operación y realizar una auditoría energética en el ítem eléctrico en refinerías para detectar nuevas oportunidades de optimización que se pueden abordar con nuevos proyectos. Y como la calificación obliga a estar en mejora continua, la compañía también debe concentrarse en la recertificación en la norma ISO hacia el año 2020.

“Al principio, en las empresas ven a esta norma como una obligación, un gasto. Pero nosotros comprobamos que esta implementación y certificaciones son una inversión, porque en el corto plazo se identifican las brechas energéticas, que nos permiten introducir las mejoras operacionales y generar ahorros muy rápido. Los retornos pagan automáticamente los costos”, sostiene Poblete.

A la izquierda equipo ENAP Refinería Biobio, a la derecha equipo ENAP Refinería Aconcagua.

Medidas concretas

En cuanto a las medidas concretas de eficiencia energética implementadas y que le valieron la entrega del Sello a la empresa, se presentaron los proyectos de Cambio de válvula check compresor J-1976 y Limpieza robótica horno B-52 de Refinería Aconcagua (ERA). Refinería Bío Bío (ERBB), por su parte, destacó la Incorporación de economizadores en calderas B-1001 y B-1002 y la Recuperación de la purga de HDS1 a PSA HCK.

A su vez, la Dirección de Almacenamiento y Oleoductos (DAO) presentó la Aplicación de aditivo (FLO) para reducir el roce en oleoducto y el proyecto de Reducción de presión operativa oleoducto sur.

En Magallanes, Exploración y Producción (E&P) desarrolló el Reemplazo de bombas BS&B y el Reemplazo de calentadores; en tanto, la unidad de Refinación y Comercialización (R&C) concretó el Cambio operacional planta Cabo Negro y el Ajuste set point de temperatura Topping Gregorio.

Equipo R&C Magallanes.

Sigue a ENAP en sus redes sociales: FacebookTwitterLinkedin Flickr