Promulgar una Ley Nacional de Ordenamiento Territorial para el sector, es el eje central de las propuestas del candidato oficialista del pacto Fuerza de la Mayoría, Alejandro Guillier, que se orientan a la actividad minera nacional como parte de su programa de gobierno 2018 – 2022.

En esta tercera nota dedicada a analizar y detallar los programas mineros de las dos cartas que buscan asumir la Presidencia de la República en marzo de 2018, presentamos las propuestas que el grupo programático sectorial del Senador por la Región de Antofagasta, elaboró para “desarrollar una minería viable, sostenible e inclusiva, basada en el conocimiento y la innovación, cada vez más articulada con cadenas productivas que agregan valor”.

Alejandro Guillier

Como parte de un trabajo de investigación de MINERÍA CHILENA, que incluye el contacto directo y exclusivo con el coordinador del programa minero del abanderado, conversamos con el doctor en Ciencias, Leonardo Lavanderos, quien detalla las iniciativas que forman parte de las propuestas de esta política sectorial.

En materia de ordenamiento territorial, la idea apunta a perfeccionar el catastro minero, asegurando el uso y la ocupación del territorio asignado a la actividad minera sobre la base de la zonificación ambiental, social y económica, para una gestión viable o sostenible de los recursos mineros.

A juicio de Lavanderos, “el ordenamiento disminuye los conflictos que se producen en los usos de suelos. Optimizas todos los usos posibles y disminuyen los conflictos territoriales que se producen entre comunidades por la parte ambiental, lo que permite celeridad en generar la inversión”, afirma.

17 de noviembre de 2017, Leonardo Lavanderos, encargado de programa minero de Alejandro Guillier. Foto: Juan Carlos Recabal Diaz

Leonardo Lavanderos

Además del ordenamiento territorial, la candidatura presidencial de Alejandro Guillier identificó dos ejes adicionales. Se trata de la recuperación polimetálica y los nuevos procesos mineros, en los cuales se incluye al litio.

Decisiones de corto y mediano plazo

De acuerdo al programa del abanderado oficialista, entre las medidas a impulsar a corto plazo se encuentran la derogación de la Ley Reservada del Cobre, la modificación del Código de Minería para incentivar la exploración y explotación minera, y el fortalecimiento de una unidad de inversiones de proyectos mineros.

En relación a la Ley Reservada del Cobre, se argumenta que dicho impuesto afecta la competitividad de Codelco y su disponibilidad de recursos para el financiamiento de sus operaciones e inversiones estratégicas, afecta sus posibilidades de internacionalización y dificulta sus alianzas internacionales en la búsqueda de grandes proyectos.

Por su parte, el segundo punto plantea que aquellas concesiones mineras que no sean exploradas o explotadas deben ser devueltas al Estado. En este contexto, el programa detalla que “cambiaremos la figura de la concesión minera por la de patente minera diferenciada, en función de la escala de la explotación de la propiedad minera y de la exploración de los recursos”.

Del mismo modo, se establece el fortalecimiento de una unidad de inversiones de proyectos mineros. En este sentido, Leonardo Lavanderos explica que “con cuatro años de gobierno no es simple generar celeridad, pero se quiere llegar a tener una secretaría de grandes proyectos mineros, porque hoy el gran problema que tiene la minería es que es muy lenta en términos de (gestión de) permisos. Esta oficina debería partir inicialmente desde el ministerio de Minería –el que hay que fortalecer- para luego pasar a La Moneda, es decir, significa eliminar una burocracia negativa, eliminar la grasa que no se necesita en términos de trámites mineros. La idea es tener una secretaría con ventanilla única, que se coordine con la mayoría de los ministerios o instituciones que tienen que ver con los permisos”, explica.

A mediano plazo, el programa minero de Guillier propone, además, que el ministerio de Minería lidere la modificación del Royalty Minero de manera de propender hacia un nivel de royalty similar a los que poseen los países de la OCDE. «De esta manera, el Estado de Chile, en su calidad de dueño de los recursos, podrá recuperar una mayor parte de la riqueza minera”. Asimismo, dichos recursos recolectados mediante esta vía quedarán en las regiones que los generan, señala el programa.

Institucionalidad

Sernageomin, Cochilco y Enami son tres entidades estatales del sector que también forman parte del programa minero del candidato oficialista. Para el caso del Sernageomin, se establece concluir la modernización del sistema de administración de la propiedad minera, permitiendo la incorporación de tecnologías modernas en la revisión de mensuras y en la administración del catastro minero en tiempo real. Asimismo, dar apoyo al Plan Nacional de Geología.

Sobre Cochilco, la propuesta se orienta a modificar la composición de su Consejo, excluyendo a las fuerzas armadas.

De acuerdo a Lavanderos, para esta entidad fiscalizadora, “la visión política – técnica es la que manda. No sólo hay que fortalecer la estructura de Cochilco o Sernageomin, también hay que fortalecer la coordinación entre ellos”, señala.

Por su parte, los planes para Enami se orientan a la consolidación de esta entidad de fomento de la pequeña y mediana minería, como una empresa líder en tecnología y “al mismo tiempo como el más importante agente de transferencia tecnológica para el segmento de la minería de mediana y pequeña escala”.

Al respecto, Leonardo Lavanderos añade la idea de “dotarla de más recursos y que genere una presencia territorial de redes de toda la pequeña y mediana minería, así como también desarrollar la minería artesanal”.

Fundiciones

Implementar una política para el desarrollo de fundiciones y refinerías con la finalidad de capturar valor para el país a partir de la diversidad metálica de sus yacimientos, es otra de las medidas que plantea el grupo minero del abanderado. Lo anterior está contenido en el Plan Nacional de Fundiciones y Refinerías (Fure) que apunte a producir cobre metálico y avanzar en la fabricación de productos manufacturados, ligados a los usos del cobre y otros metales.

En esta línea se plantea que el Ministerio de Minería dirija un programa nacional de fundiciones y refinerías que evalúe proyectos, inversiones y fiscalizaciones de éstas. Dicho programa debiera estar concluido en dos años como una iniciativa público – privada.

Codelco y Litio

Continuar con su proceso de modernización y despliegue de inversiones, fortaleciendo su gobierno Corporativo, es una de las propuestas destinadas a Codelco.

Según el programa minero, la idea es asegurar a esta empresa estatal como primer productor mundial de cobre. En esta línea, se hace ver que se requieren relaciones laborales donde prime la confianza y participación, en el contexto de una gestión eficiente, donde los criterios técnicos y profesionales primen sobre los políticos. “Codelco necesita urgente asegurar su capitalización, abordando sus proyectos estructurales. Un buen diálogo sindicatos – empresa es un requisito clave para asegurar que nuestra principal empresa consiga recuperar sus estándares internacionales de costo, para que avance en sus inversiones, internacionalización y en su gobierno corporativo”, señala.

Finalmente, se propone la creación de una Agencia Nacional del Litio y una empresa Nacional del Litio. Para el caso de la primera, Lavanderos explica que ésta manejaría la estrategia, investigación y desarrollo, y  la empresa el comercio con los inversionistas, es decir, el negocio propiamente tal.