(América Economía / Reuters) La minera global Rio Tinto dijo este martes que sus envíos de mineral de hierro aumentaron un 6% en el tercer trimestre luego de modernizar su línea de transporte en el interior de Australia, pero recortó su meta de producción de cobre debido a retrasos en una importante mina en Chile.

Rio Tinto revisó a la baja su guía de extracción del metal rojo para el 2017 a 460.000-480.000 toneladas desde las 500.000-550.000 toneladas anunciadas anteriormente, debido a un retraso en la puesta en marcha del proyecto de Extensión Los Colorados, en la mina chilena Escondida.

Esa reducción de 55.000 toneladas en el punto medio de la orientación de cobre representa 390 millones de dólares en ingresos perdidos, según los precios actuales del metal rojo por encima de US$7.000.

Rio Tinto, que compite con Vale SA y BHP Billiton Ltd en el mercado de mineral de hierro comercializado por mar, mantuvo su objetivo de enviar 330 millones de toneladas de la materia prima empleada para fabricar acero en el 2017.

“La unidad tuvo un buen rendimiento en el trimestre a septiembre, con un sólido desempeño de producción trimestral y una ola de mejoras de productividad incorporadas a través de nuestras operaciones”, dijo el presidente ejecutivo de Rio Tinto, Jean-Sebastien Jacques, en un comunicado.

Los envíos de mineral de hierro ascendieron a 85,8 millones de toneladas en el tercer trimestre frente a 80,9 millones de toneladas en el mismo lapso del año anterior, dijo Rio Tinto. UBS había previsto envíos de 84,6 millones de toneladas en el tercer trimestre.

Rio Tinto reportaría unos ingresos totales de alrededor de US$39.300 millones en el 2017, un aumento de un 15% respecto al 2016, según datos de previsiones de Thomson Reuters.