(Pulso) Finalmente Minería Activa -propiedad en un 50% de Activa, fondo de LarrainVial- ingresó a tramitación ambiental los ajustes necesarios para reactivar, durante el próximo año, las operaciones de su recientemente adquirida mina Pampa Camarones.

El proyecto contempla una inversión de US$10 millones y busca optimizar el método de explotación, los procesos de extracción y procesamiento de cobre, con el fin de obtener mineral con mayor ley. Además, se buscan actualizar las diversas instalaciones que permitan la continuidad operativa de la faena minera, asociada a la producción de cátodos de cobre.

Para ello se prevé elevar en 25% los volúmenes de extracción, a unos 37.500 toneladas al mes, las que provendrán principalmente de la Mina Salamanqueja. Ésta será complementada por la nueva área de extracción a implementar correspondiente a Mina Chacota con 500 toneladas diarias (15.000 t/mes), así como por compras de minerales a terceros.

“Se optimizará el método de explotación actual de la Mina Salamanqueja, empleando una mejor selectividad con el fin de obtener un mineral de mayor ley, considerando que el Proyecto considera extraer, desde Mina Salamanqueja, una tasa de extracción adicional de 250 t/día en promedio”, indica la declaración de impacto ambiental (DIA) ingresada por la sociedad.

Si bien la capacidad de procesamiento de la planta de cátodos se mantiene en 60.000 toneladas por mes, desde Minera Activa anticipan que debido a una mejora de los procesos mineros, se aumentará la cantidad de cobre que producirá la planta. En este contexto, se estima una producción máxima de 9.230 toneladas de cátodos de cobre, un alza cercana al 10% de lo registrado hasta el momento.

Si bien el proyecto utilizará la infraestructura existente, se requerirá la ampliación de instalaciones tales como las bodegas de residuos peligrosos, así como la incorporación de nuevas instalaciones complementarias tales como bodegas, oficinas, entre otros.

Los plazos

Pampa Camarones fue adquirido en octubre de 2016 tras llegar a acuerdo con los acreedores en el marco de una reorganización judicial. Sin embargo, fue detenido por el directorio en mayo pasado, por los bajos precios del metal rojo y las pérdidas operacionales.

De acuerdo al pipeline de la iniciativa recientemente ingresada al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), a mediados del próximo año podrían ejecutarse las optimizaciones. Con esto, Pampa Camarones podría activarse a mediados de 2018.