Codelco ingresó a tramitación la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) del proyecto que contiene adecuaciones en la ejecución de Nuevo Nivel Mina (NNM) El Teniente. El objetivo es implementar una nueva estrategia de explotación producto de dificultades constructivas y geológicas observadas en el periodo 2011-2014, durante el desarrollo de la fase de construcción, actualmente en curso.

“Las adecuaciones buscan robustecer técnicamente el PNNM y sus modificaciones, de tal manera de garantizar la seguridad a las personas, así como mantener la continuidad en los planes de desarrollo de la División El Teniente”, sostiene la empresa en su declaración.

El proyecto presentado –cuya DIA fue acogida a tramitación por el Servicio de Evaluación Ambiental– plantea adecuar la fase de construcción y, por lo tanto, postergar el inicio de la fase de operación para 2023.

La explotación del Nuevo Nivel Mina comenzará a partir de tres sectores: en la cota 2.060 msnm (sector denominado “Diamante”); en la cota 2.030 msnm (sector denominado “Andesita”; y en la cota 1880 msnm (sector denominado “Andes Norte”).

Según la DIA, la explotación se iniciará gradualmente hasta alcanzar la tasa de 131.000 tpd, “en concordancia con la tasa de explotación aprobada para el PNNM (RCA N° 118/2011)”. Precisa que el plan minero no aumenta las reservas indicadas en la misma RCA.

Suministro de energía

Codelco también indica en la DIA que para poder iniciar la producción a partir de los sectores indicados, se requerirá aumentar el suministro de energía eléctrica, incluyendo nuevas subestaciones emplazadas al interior de la mina. “Esta ampliación modificará también el proyecto ‘Reforzamiento Sistema Eléctrico Mina’ (aprobado mediante la Resolución Exenta N° 170/2009 de la Comisión de Evaluación Ambiental de la Región del Libertador General Bernardo O’Higgins)”, añade.

Modificaciones en instalaciones de apoyo

Dada la ubicación de los sectores en que se iniciará la explotación minera, la empresa comunicó que se deberán realizar algunos cambios en las instalaciones de apoyo, tanto para la fase de construcción como para la de operación. “Estas modificaciones toman como base la infraestructura evaluada y aprobada ambientalmente, distribuyéndola en función de los sectores que darán inicio a la explotación del Nuevo Nivel Mina, lo que da origen a instalaciones repartidas en nuevas ubicaciones”, precisó.

La Corporación puntualizó además que el proyecto no requiere mano de obra adicional, mantiene los ritmos de trabajo y no necesita incorporar nuevos procedimientos o actividades de naturaleza distinta a los ya evaluados.