«Codelco tiene que manejarse como una Sociedad Anónima». Así de claro es el presidente de la Sociedad Nacional Minera (Sonami), Diego Hernández, para referirse a la disputa que mantiene la cuprífera con la Contraloría General de la República.

Tras la presentación del estudio «Fundamentos y desafíos para el desarrollo minero«, el ex presidente ejecutivo de la Corporación indicó que las diferencias entre ambas insituciones deben solucionarse prontamente y establecerse un marco claro, pues la cuprífera «no puede cumplir las reglas de una institución pública y al mismo tiempo con las de una sociedad anónima».

«La Contraloría no puede definir si Codelco está bien o mal majenado, no puede ponerse en el papel del dueño y juzgar la calidad de la gestión de Codelco, porque no tiene las competencias para eso», precisó.

Visión compartida por Álvaro García, presidente ejecutivo de Alianza Valor Minero, quien añadió que en su calidad de empresa, Codelco debe estar resguardado de los controles del órgano fiscalizador, sin que esto signifique que deje de tener sus supervisiones internas y externas.

Incluso apostó por ir hacia una mayor autonomía de Codelco, con un gobierno corporativo más fortalecido, un plan de inversiones más autónomo y con perspectiva de mayor largo plazo.

Mauro Valdés, presidente del programa Alta Ley, dijo también que el dictamen emanado de la Contraloría es muy genérico y, por ende, hay espacios de conversación y acercamiento que se deben aprovechar.