Con la capacidad de garantizar importantes ahorros de agua en faenas mineras en la supresión y control de emisiones de material particulado al ambiente y optimización de los recursos operacionales, SALMAG tuvo una destacada presencia en Exponor 2017, gracias a la aplicación de riego con Bischofita, que permitió que los estacionamientos y accesos de la feria estuvieran libres de polvo.

Las soluciones desarrolladas por SALMAG contribuyen a que las compañías mineras cumplan con la normativa y sus compromisos medioambientales, afiancen la continuidad de sus operaciones, protejan la salud de sus trabajadores y resguarden el cuidado y sus buenas relaciones con las comunidades cercanas.

Su apuesta va mucho más allá de las prácticas tradicionales, que no aseguran la prolongación de los niveles de eficiencia y ahorros en los caminos mineros.

Ney Fauré, gerente general de SALMAG, detalla que para mantener un camino humectado sólo con agua, los camiones deben aplicar varias veces al día. “Pasar con un camión aljibe resulta en una pérdida del recurso, porque el agua se evapora muy rápido. Hay mineras que consumen más de 1 millón y medio de litros de agua al día por esta práctica, la cual tiene un efecto supresor de sólo pocos minutos”, explica.

Efecto supresor maximizado

SALMAG utiliza supresores de polvo aliados a un desarrollo único y avanzado: aplica Bischofita –o cloruro de magnesio hexahidratado–, con una avanzada ingeniería de caminos y con conocimiento experto en su aplicación en caminos mineros, que en conjunto logran maximizar el efecto supresor y minimizar los recursos utilizados en el proceso.

De esta manera, consigue reducir en un 80% las emisiones de polvo como mínimo. A lo anterior, se suma que las soluciones generan por lo menos un 95% de ahorro en consumo de agua respecto del riego tradicional, ya que con esta tecnología las aplicaciones son realizadas en promedio cada 15 días. Incluso, SALMAG ha tenido experiencias muy exitosas, llegando hasta un 98% de ahorro de agua y de horas operativas de camiones de riego.

“Pasar de 1.500 metros cúbicos de agua al día a ocupar sólo 40 o 50 metros cúbicos hoy es altamente relevante, pues se trata de un recurso muy escaso y caro”, manifiesta Ney Fauré.

Al mismo tiempo, esta gestión inteligente rentabiliza los recursos financieros, destaca el ejecutivo. Al aplicar en promedio cada 15 días versus cada cuatro horas, se minimiza la actividad de los camiones, logrando sustanciales ahorros operacionales.

Otro dato relevante a considerar es que la Bischofita tiene su fuente de origen en el Salar de Atacama, desde donde se extrae de manera natural. Y por su naturaleza higroscópica, hace que su aplicación en lugares áridos como son las operaciones mineras del norte de Chile, aumente su eficiencia, debido a que una de las características de este supresor de polvo es su capacidad para retener la humedad ambiental. Esto le otorga su gran ventaja de costo-eficiencia: es una sal natural de bajo costo, con su origen cercano a los principales lugares de utilización, por lo tanto, con muy bajo costo logístico asociado, y de excelentes resultados en ambientes áridos.

“Nos enfocamos en los aspectos que realmente le importan a la industria minera: seguridad, medio ambiente, productividad y costos. Entregamos resultados que mejoran sus indicadores, y somos expertos en lo que hacemos”, afirma el gerente general de SALMAG.

Su centro de distribución está en Baquedano, una ubicación privilegiada para la logística del norte de Chile. Ahí cuentan con un equipo humano y la infraestructura necesaria para atender de forma óptima a sus clientes; un laboratorio que asegura altos estándares de control de calidad, y con stock de producto disponible para entregar a sus clientes sobre sus camiones, o bien desde ahí enviar el producto a sus puntos de consumo.

El producto puede ser entregado a granel o ya preparado como solución líquida, con la calidad y densidad óptima para su aplicación.

Por último, cuenta con una potente área interna de Ingeniería: “Desde sus inicios SALMAG ha realizado investigaciones sobre nuevos usos, así como también en mejoras en la gestión del uso de la Bischofita. Estos avances se han realizado de forma interna, y otros también en conjunto con destacadas universidades, entidades de ingeniería e investigación, y/o con destacados consultores expertos en estas materias. Antes de SALMAG no existía este conocimiento, y nos enorgullece afirmar que los esfuerzos en I+D han logrado los resultados que hoy nos avalan como líderes en la competitiva industria de la supresión de polvo”, comenta Fauré.