(El Mercurio) Las minas de carbón desiertas, las que una vez quedaron abandonadas para solo acumular polvo, están vislumbrando una nueva vida en la era de los paneles solares y las turbinas de viento.

La serie en expansión de fuentes de energía renovable en todo el mundo significa que la electricidad se está produciendo cada vez más cuando el clima lo permite que cuando más se requiere, creando la necesidad de almacenar energía antes de que la demanda alcance un nivel máximo.

[LEE MÁS ACÁ]