(El Mercurio) El aumento en el precio del carbón está dando un respiro a los grupos Angelini y Von Appen, socios en partes iguales de Mina Invierno.

La sociedad Laguna Blanca, propietaria de la faena ubicada en Isla Riesco, Región de Magallanes, registró utilidades por US$ 5,1 millones durante el primer trimestre, un hecho inédito para dicho período.

Aunque parece una ganancia modesta, al considerar el tamaño de ambos grupos -Copec y Ultramar-, la iniciativa les trajo dolores de cabeza. En 2015, por ejemplo, la faena totalizó pérdidas por US$ 212 millones, ya que la sostenida caída en el precio del carbón los llevó a hacer una pérdida contable como resultado de un test de deterioro ejecutado.

Pero desde la última parte del 2016 el mercado ha mostrado un repunte que permitió que la compañía informara números azules a marzo. Conocedores de la industria comentan que la sobreoferta mundial llevó al precio del carbón, de calidad equivalente al producido en Magallanes, a US$ 45 la tonelada, niveles que no eran saludables para el sector.

Por eso, cuentan, el gobierno chino recortó la producción de las faenas de ese país, reimpulsando el precio del carbón, llevándolo a niveles entre US$ 80 y US$ 90 la tonelada durante la última parte de 2016. En lo que va del 2017, el mineral se ha estabilizado en unos US$ 75 la tonelada, lo que si bien está lejos de los US$ 120 la tonelada que se transaba el carbón cuando se tomó la decisión de invertir, permite operar sin pérdidas.

La mejores condiciones del mercado se suman a medidas de gestión tomadas por la compañía. Según información de Copec contenida en sus estados financieros, para enfrentar el panorama adverso se ajustó el nivel de producción y también se buscaron mayores eficiencias y reducciones de costos. «Como resultado de las acciones implementadas, la compañía logró hacer frente a precios históricamente bajos en la primera mitad de 2016 y aprovechar la recuperación de precios observada en el segundo semestre del año, consiguiendo cerrar el ejercicio 2016 con una mejora sustancial respecto del resultado negativo obtenido en 2015», añadieron.

Cabe recordar que en marzo del año pasado, por ejemplo, la mina disminuyó su dotación de 530 trabajadores a 480.

También ha buscado reducir costos en la extracción, al incluir el uso de tronaduras en algunas ocasiones. Si bien obtuvo los permisos ambientales, la Corte Suprema acogió un recurso de protección presentado por ambientalistas que obligó a rehacer el proceso de aprobación, incluyendo esta vez la participación ciudadana.

Aumenta producción

La primera parte de este año no es solo positiva en utilidades, sino que también en producción. De acuerdo con los estados financieros de Copec, a marzo de 2017 la faena alcanzó una producción del orden de 659 mil toneladas, lo que representa un aumento del 10,5% en 12 meses.

Fuentes del mercado explican, eso sí, que el precio del mineral todavía no se estabiliza en valores altos que permitan una producción anual de 4 millones de toneladas, por lo que en 2017 se mantendría la meta de 2,5 millones de toneladas.

Los principales destinos de las ventas de Mina Invierno son la industria de generación eléctrica en Chile (46%) y envíos a España e India (27% cada una).