Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar
Imagen: SQM
Imagen: SQM

Ponce cede mecanismo por el que ejerce control en SQM y logra mejora en política de dividendos

Documento se regirá por la ley de Nueva York y en la industria se interpretó como guiño a Corfo, tras las críticas al gobierno corporativo de la minera.

(Diario Financiero) Una cesión importante hizo el lunes el grupo por el cual Julio Ponce Lerou controla SQM. Esto porque se informó un acuerdo entre grupo Pampa, Kowa y los canadienses de PotashCorp (PCS) que, en la práctica, implicará que cualquier decisión que se tome al interior de una de las mineras no metálicas más importantes del mundo, se haga bajo un acuerdo amplio dentro del directorio.

En un documento de nueva páginas, firmado por José María Eyzaguirre B. -representando a PCS-, Patricio Contesse Fica -Pampa Calichera- y Yoshihito Hata -Kowa- se da cuenta que a partir de la elección del nuevo directorio que se hará el próximo 28 de abril y hasta al menos 2020, regirá un acuerdo mediante el cual cualquier materia que se decida en directorio deberá contar con el apoyo de al menos cinco de los ocho miembros de la mesa.

Además, según se informó, el grupo Pampa, que tiene la presidencia de la minera, acordó que no ejercerá su poder de definición cuando se produzcan empates al interior de la mesa, sino que realizará todos los esfuerzos para encontrar una base de apoyo más amplia. En términos simples, esto quiere decir que cuando se produzcan empates, no habrá decisión hasta que se logre una mayoría.

Hoy de los ocho miembros de la mesa, cuatro son elegidos por el bloque de grupo Pampa, tres por PCS y uno por la serie B. Hasta ahora, en caso de empate, este último representante no ejerce su derecho a voto, dándole el poder de decisión al presidente de la instancia, cargo que hoy recae en Eugenio Ponce Lerou.

Dentro de este acuerdo, de todos modos, se garantiza que la elección del representante de la serie B sea siempre independiente y no esté relacionado -aunque sea de manera indirecta- al controlador, como había ocurrido en algunas oportunidades anteriores. De este modo, para concretar cualquier decisión relevante el grupo Pampa deberá convencer o al director independiente -que hoy lo ejerce Edward Waitzer, quien fue nominado por el fondo Sailing Stone- o alguno de los representantes de PCS.

“PotashCorp cree que esto es un paso adelante en la mejora del gobierno corporativo para todos los accionistas de SQM”, dijo la compañía canadiense en una declaración.

Además, revela uno de sus viejos anhelos, dado que fue la canadiense la que se acercó al grupo Pampa en marzo y sacó adelante este acuerdo, el que había sido informado de forma reservada a la Superintendencia de Valores y Seguros el 13 de abril, cuando le informó que PCS quería discutir y, eventualmente acordar medidas destinadas a fortalecer el gobierno corporativo de la compañía, autorización que se le dio a Patricio Contesse Fica.

En el documento -que se regirá por las leyes de Nueva York- se deja constancia que esto no constituye un acuerdo de actuación conjunta, ni tampoco es la conformación de un grupo controlador.

En la industria se interpretó el documento como un guiño a Corfo, con quien SQM mantiene abiertos una serie de arbitrajes por su contrato de arrendamiento de las pertenencias en el Salar de Atacama. En ese sentido, el vicepresidente ejecutivo de la estatal, Eduardo Bitran, ha cuestionado el gobierno corporativo de la minera y esto, de alguna manera busca acercar posiciones, ya que Ponce está entregando básicamente la herramienta bajo la cual ejercía el control de la minera.

Política de dividendos

De todos modos, Pampa no solo cedió aspectos relevantes de la toma de decisiones, sino que también garantizó el flujo de recursos a través de una política de dividendos que dadas ciertas condiciones permitirá la entrega de mayores recursos a sus accionistas.

Según consta en actas de accionistas de la sociedad la política de dividendos para 2017 fue una de las últimas batallas que se dio al interior del directorio de la minera, ya que tras no lograrse un acuerdo, el presidente de la instancia dirimió las diferencias.

El resultado es que la mesa de SQM acordó cuatro escenarios para definir el pago de dividendos. El más agresivo contempla el desembolso de hasta 100% de las utilidades cuando se den ciertas condiciones; mientras el segundo contempla el 80% y el tercero el 60% de las ganancias.

En el caso de que no se cumplan los parámetros financieros estipulados para cada uno de esos escenarios, se repartirá solo el 50%.

Con este acuerdo, esto no sólo se repartirá en 2017, sino que en 2018 y 2019.

Temas Asociados