Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar

Minera Collahuasi y sindicato adelantan proceso y ya negocian nuevo contrato colectivo

El convenio vigente vencía originalmente en octubre, pero las partes dieron inicio a las reuniones.

(Diario Financiero) Luego de la extensa huelga que mantuvo paralizada la faena de Minera Escondida por 44 días, los ojos de la industria se situaron sobre otro yacimiento ubicado más al norte del país, Doña Inés de Collahuasi, empresa que en octubre próximo debía afrontar el vencimiento del actual contrato colectivo acordado en 2013.

Sin embargo, según anunció el propio sindicato de trabajadores, desde el lunes se dio inicio a las negociaciones entre las partes, luego de lograr un acuerdo con la empresa para conversar sobre las nuevas condiciones que tendrá el próximo contrato, y las exigencias que presentarán en cuanto a reajuste y beneficios.

A pesar de que desde la entidad presidida por Felipe Román no quisieron realizar declaraciones, emanó un escueto comunicado en el que se hace un llamado a los socios a “estar tranquilos y desarrollar sus funciones con total normalidad, en espera de los resultados del proceso”.

Este escenario era buscado hace meses por la compañía y el último hito había sido la autorización que recibió la directiva sindical de parte de los trabajadores, para sentarse a negociar si así lo decidían.

De esta manera, se busca repetir el proceso vivido hace cuatro años, en el que también se logró evitar una huelga, a diferencia de la traumática negociación de 2010, cuando la faena vio paralizada su producción por 32 días y finalizó con un bono de término de conflicto de $ 12 millones por trabajador.

Consultada por Diario Financiero, la administración del yacimiento de propiedad de Anglo American plc y Glencore -ambos en un 44%- no quiso referirse al proceso.

Negociación no reglada

En la nueva ley laboral, que entró en vigencia el 1 de abril pasado, se mantiene la opción de adelantar las negociaciones colectivas, lo que es conocido formalmente como una “negociación colectiva no reglada”.

Según explica el socio del estudio Barros & Errázuriz, Juan Cristobal Iturrate, en el artículo 314 del Código del Trabajo se reconoce la existencia de este tipo de procedimiento “en cualquier tiempo y sin restricciones de ninguna naturaleza. Éstas son negociaciones voluntarias, directas y sin sujeción a normas de procedimiento, para convenir condiciones comunes de trabajo y remuneraciones, por un tiempo determinado”.

Los expertos dicen que el gran beneficiado con el adelantamiento de las tratativas es la propia empresa, ya que de ser exitosas, evitarían una eventual paralización de la producción, pero además, en este período los trabajadores no cuentan con derecho a fuero, ni tampoco a huelga.

“La experiencia de Minera Escondida seguramente llevó a las partes a intentar el acuerdo a través de negociaciones directas y sin sujeción a un procedimiento ni a plazos legales, sin la presión de una huelga tanto para la empresa como para el sindicato” sostiene Iturrate.

No obstante, por parte de los empleados también existen llamativos incentivos para trabajar en la elaboración de un nuevo contrato colectivo, “con ello se anticipa un beneficio que probablemente no hubieses tenido, como un bono de término de conflicto, pagos de beneficios que podrían haber tenido que esperar, y principalmente el reajuste de montos de manera inmediata, en vez de hacerlo cuando termine el contrato”, comenta Fernando Arab, abogado de Morales & Besa y ex subsecretario del Trabajo.

Por el contrario, de no fructificar las conversaciones, el proceso seguiría su curso normal y será el sindicato quien deba presentar su proyecto de contrato colectivo durante la primera mitad del mes de septiembre.

Temas Asociados