Magnum Llaima SpA, empresa especializada en técnicas de fragmentación, cuenta con una nueva tecnología destinada a procesos de demolición de rocas por deflagración. El sistema fue desarrollado en Estados Unidos y actualmente es fabricado por esta empresa en Chile para su distribución en toda Latinoamérica.

La tecnología está basada en el uso de uno o más cartuchos de propelente en el interior de una perforación, que puede ser rellenada con agua, riles u otro fluido, los cuales, al ser activados, generan gases cuya presión es transferida a través de la columna de fluido como tensión mecánica que se libera con la fractura a la tracción de la roca.

La deflagración es una quema rápida de propelente a velocidad inferior a la del sonido, a diferencia de la detonación de los altos explosivos, que va acompañada de una fuerte onda de choque y sonido.

 

Las principales ventajas del sistema de deflagración de Magnum Llaima se basan en que no genera contaminación atmosférica ni acústica, suprime la vibración y reduce al mínimo la proyección de fragmentos de roca. A la vez, cuenta con un mecanismo de activación mecánica o eléctrica que otorga seguridad, simplicidad y precisión, destacan desde la empresa.

Minería y construcción son dos de las principales áreas de aplicación de esta tecnología, incluyendo trabajos en canteras, pirquenes, anclajes y fortificaciones, entre otros.

En el sitio web www.magnum-llaima.cl se presentan mayores antecedentes y demostraciones de esta tecnología, a través de videos y animaciones digitales.