(El Mercurio) Menos del 1% de la inversión de US$ 350 millones que hizo el grupo Luksic en el proyecto hidroeléctrico Alto Maipo -donde eran dueños del 40% de la iniciativa- le pagó tras su salida AES Gener.

Así lo señaló ayer Iván Arriagada, presidente ejecutivo de Antofagasta Minerals, quien comentó que este «es un valor simbólico, un valor nominal».

«Nosotros creemos que la decisión es la correcta para Pelambres», comentó el ejecutivo, a una semana desde que el grupo tomó la decisión de retirarse del proyecto de 532 MW y ubicado en la Región Metropolitana. Dijo que es «absolutamente esencial» que el grupo se concentre en el negocio minero, y advirtió que la empresa se retiró totalmente de la iniciativa. «No tenemos ningún compromiso de pago contingente o futuro comprometido, ninguno», recalcó.

Antofagasta Minerals -a través de Minera Los Pelambres- mantuvo el contrato de compra de energía con Alto Maipo, aunque se le rebajó el precio cerca de un 20%. Aun así, en el mercado hay quienes han advertido que el nuevo precio igual está fuera de mercado. Respecto de si podían optar por terminar ese contrato en el futuro, aseguró que «es parte del acuerdo dejarlo en las condiciones en que está. Estos son contratos de largo plazo y hay que entender que los precios que tienen también reflejan eso».

Eventual huelga en Escondida

Arriagada comentó que no especulará respecto del resultado de las conversaciones que está llevando a cabo el sindicato de Minera Escondida (controlada por BHP Billiton) con sus sindicatos, luego de que estos últimos rechazaran la propuesta final de negociación colectiva de la compañía y amenazaran con recurrir a la huelga. Sin embargo, recalcó que «no creo que tenga, siendo Escondida la compañía que es, un impacto en el mercado. Este es un mercado relativamente grande y no hay ningún productor individual que realmente tenga un impacto que uno pueda definir como medible en el precio».

El ejecutivo, eso sí, dijo que aboga porque ambas partes lleguen a un acuerdo con la empresa a través del diálogo. A partir de mañana viernes, los trabajadores votarán la propuesta, aunque se espera que tenga un alto nivel de rechazo.