De acuerdo con estudios desarrollados por Fundación Chile, más del 50% de la producción de relaves en el país presenta algún tipo de conflicto socio ambiental. Este diagnóstico da cuenta que la relación entre depósitos de relaves y comunidades es compleja, debido principalmente a un bajo nivel de confianza en la población, pese a los débiles registros de fallas que poseen estas instalaciones mineras en Chile.

En los últimos 60 años, y según las mismas investigaciones de Fundación Chile, en el país se han contabilizado cerca de diez fallas, una cifra considerada menor por los expertos si se compara con los 30 accidentes que han sucedido en Estados Unidos, por ejemplo.

Debido a lo anterior y en el marco de los núcleos traccionantes definidos en el Roadmap Tecnológico para la minería, Fundación Chile decidió impulsar el proyecto “Tranque Inclusivo”, el cual consiste en un sistema de monitoreo en línea sobre depósitos de relaves frente a eventuales situaciones de emergencia. El objetivo de la iniciativa es fortalecer la gestión, reducir la percepción de riesgo y mejorar la comunicación con la población.

El foco del proyecto

En la ceremonia de lanzamiento del proyecto, Ángela Oblasser, subgerente de Sustentabilidad de Fundación Chile, comentó que este programa no sólo busca evitar la generación de desastres ambientales, como los sucedidos en China y Canadá, sino también contribuir a una mayor generación de confianza en las personas frente a los depósitos mineros.

La ejecutiva indicó que el sistema diseñado integra los parámetros críticos de estabilidad física y química, para asegurar que las operaciones sean las adecuadas y permitir tener las medidas de gestión preventiva. Además –enfatizó Ángela Oblasser–, este programa debe “entregar información de calidad, confiable y en tiempo real a las compañías mineras, autoridades y comunidades, y de esta manera, aportar a la generación de confianza y tener las respuestas frente a situaciones de emergencia”.

Para la investigadora, el desafío del proyecto “Tranque Inclusivo” es la disposición y manejo apropiado de los relaves, buscando minimizar sus impactos potenciales, y así asegurar no sólo la continuidad operativa de los depósitos, sino también la viabilidad de la industria minera.

Actores involucrados

 

La iniciativa, fruto de una alianza público-privada y ejecutada por Fundación Chile, cuenta con el apoyo del Ministerio de Economía, Corfo, Antofagasta Minerals, Codelco, BHP Billiton y el Programa Nacional de Minería Alta Ley. En su desarrollo también participan el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin); la Dirección General de Aguas (DGA); la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA), la Sociedad Nacional de Minería (Sonami) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe. Los co-desarrolladores son el Dictuc, el Centro Avanzado de Tecnología para la Minería (AMTC), y el Sustainable Minerals Institute (SMI ICE Chile).

Ceremonia de lanzamiento   

En el lanzamiento del proyecto “Tranque Inclusivo”, Andrés Pesce, gerente de Sustentabilidad de Fundación Chile, destacó que esta iniciativa es fruto de una alianza público-privada que está orientada a la generación de estándares y servicios.

De acuerdo con Marcela Angulo, gerente de Capacidades Tecnológicas de Corfo, el proyecto aborda los objetivos de la licencia social en la industria minera, la cual debe incorporar tecnología para que efectivamente el sector sea más próspero e inclusivo. “Esperamos que esta comunidad se mantenga robusta”, subrayó.

Sobre los desafíos que presentan los relaves, Mauro Valdés, presidente del Programa Nacional de Minería Alta Ley, sostuvo que anteriormente dicha temática no era analizada y que ya el International Council on Mining & Metals (ICMM) estableció estándares de seguridad para la construcción y cierre de estos depósitos. “La minería ha sido contemplada como ‘vaca lechera’ y eso restringe nuestro potencial, por lo cual es fundamental que este país reafirme su identidad minera”, manifestó.

En tanto, el subsecretario de Minería, Erich Schnake, indicó que este proyecto representa un desafío para el sector y es una respuesta clara a los temas de seguridad por parte de la industria.

Estuvieron presentes en la ceremonia de lanzamiento del programa Tranque Inclusivo: