(Diario Financiero) Los US$ 2,64 con los que cerró la libra de cobre el viernes no estaban en el escenario ni siquiera de los más optimistas. Y más allá de las razones de esta abrupta alza, la sensación en la industria es que será algo pasajero: hay que aprovechar el momento. Eso es lo que están haciendo actores de la mediana minería, fijando precios para ventas a futuro.

Al menos eso es lo que han podido apreciar desde la Empresa Nacional de Minería (Enami), la que tiene acuerdos con parte importante de este segmento para apoyarlos en la comercialización de sus producciones. Es así como en los últimos días, la estatal ha ayudado a numerosos compañías a efectuar operaciones en el mercado de futuro.

El gerente comercial de Enami, Iván Fortín, comenta que «las empresas de la mediana minería han estado fijando precios para los próximos meses. Son cantidades importantes de cobre, porque el sector piensa que esto puede ser pasajero, es muy difícil que el promedio del precio sea de US$ 2,60 la libra».

Agrega que la fijación de precios para ventas a futuro es una actividad normal dentro de la empresa que es ofrecida a las compañías, sin embargo, dado el alza explosiva mostrada por el metal rojo, este proceso se aceleró. «Se trata de aprovechar el momento, porque si estimamos que los medianos mineros tienen costos de US$ 2,10 o US$ 2,20, con el precio fijado se aseguran tener un muy buen año, ya que pueden cubrir los costos, tener la seguridad de un margen positivo y trabajar con tranquilidad y mirar a futuro de mejor manera», sostiene.

Calcula que cerca del 40% de las compañías que operan a través de Enami han recurrido a fijar precios a futuro en los últimos días. Eso sí, apunta que hay un grupo, las más grandes de estos segmentos, que acuden de manera directa a los brokers, las que también estarían realizando estos movimientos. Aunque, explica, otras mineras por política no acuden a los futuros, por el riesgo que implica.

«(Las mineras) están tomando posiciones para lo que puede ser todo el año, aunque no necesariamente, porque otros pueden hacerlo por tres o seis meses y van viendo la evolución del mercado. Eso sí, no fijan precios por toda la producción esperada, porque esas son proyecciones y se corre el riesgo que no alcanzar las metas. De hecho, como Enami, permitimos hasta un 70% de la producción esperada vaya a futuros».

Empresas y gremios

El presidente ejecutivo de AMSA, Iván Arriagada, cree que es una buena noticia este aumento, pero mantiene la calma, porque las perspectivas para 2017 no han cambiado y aún se proyecta un superávit (ver recuadro).
En los principales gremios del sector, la Sonami y el Consejo Minero, llaman a la calma ante las alzas en el precio y coinciden en que es improbable que el metal rojo se transe en los actuales niveles por mucho tiempo más.

«Hasta ahora no hemos visto que la explicación para el alza del precio del cobre de las últimas semanas se sustente en razones estructurales de oferta y demanda, sino más bien en apuestas de inversionistas financieros, por lo que dudamos que ese nivel se mantenga en forma sostenida», dice el presidente ejecutivo del Consejo Minero, Joaquín Villarino.

Añade que aun cuando han escuchado que esto puede no ser puntual, «nosotros no tenemos todavía elementos que nos permitan cambiar las proyecciones que ya conocíamos para el próximo año, que están en torno a los US$ 2,20 la libra».

Agrega que el promedio del costo C3 en la minería chilena es de US$ 2,16, con un precio de US$ 2,15 -promedio hace algunas semanas- muchas faenas no son sostenibles en el largo plazo.

El gerente de Estudios de Sonami, Álvaro Merino, señala que el aumento en el precio es una gran noticia, pero hay que ser cautelosos, ya que todavía se proyecta un superávit para el próximo año.

«Todo indica que el año 2017 tendremos cotizaciones para el cobre superiores a las registradas en 2016, proyectándose sí un mercado con superávit pero más acotado que lo estimado a comienzos de año. Sin embargo lo más probable es que veamos una corrección del precio actual», opina Merino.

Calculan que por cada centavo de dólar promedio anual que se incremente el precio del cobre el país recibe US$ 120 millones por concepto de exportaciones y el fisco alrededor de US$ 50 por excedentes de Codelco y tributación de la minería privada.

Amsa Y Codelco siguen con disciplina en costos

Con felicidad recibieron las grandes mineras el aumento que ha presentado en los últimos días el precio del cobre. Sin embargo, compañías como Antofagasta Minerals (AMSA) y Codelco dejaron en claro que seguirán enfocados en eficiencia y productividad.

El presidente ejecutivo de Antofagasta plc -matriz de AMSA-, Iván Arriagada, comentó que todavía es difícil determinar cuánto del precio es permanente y transitorio. De todas formas, señaló que «creemos que el ciclo de mejora del cobre pudiera adelantarse y no estar ubicado a la cuadra de 2019-2020 como se pensaba antes, sino que un poco antes. Lo que estamos viendo hoy son señales tempranas de eso».

Pero, recalca, que el foco de la empresa para el próximo año será seguir trabajando en «los niveles de eficiencia y competitividad a través de reducción de costo. No vamos a cambiar ese enfoque para 2017».
El presidente ejecutivo de Codelco, Nelson Pizarro, dijo que en la estatal «estamos felices que esto ocurra (el aumento del precio), pero estamos sumamente preocupados de seguir haciendo lo que nos corresponde hacer, que es optimizar nuestras operaciones».

Ambos destacaron que esto se debe en parte al aumento del consumo de cobre en China, llegando a una expansión cercana al 5%.