Ahorro en costos en uso de agua, equipos y mantención de caminos, sumado a la alta eficiencia en controlar el material particulado en los caminos de faenas mineras, transforman a SALMAG en uno de los socios estratégicos claves para los sectores de la minería, industria y obras públicas, que necesitan soluciones eficientes y competitivas para maximizar su productividad en armonía con el medio ambiente y las comunidades.

Por razones ambientales, de seguridad y para mantener la convivencia y armonía con el entorno, especialmente de aquellas faenas que colindan con pueblos y asentamientos rurales y/o indígenas, el control de polvo en caminos es crítico, más aún si se realiza con el riego tradicional sólo con agua.

Aunque con aplicaciones distintas, los sectores minero y de obras públicas son los principales mercados para SALMAG, compañía que proporciona soluciones integrales y especializadas para el control de polvo en faenas. Así, por ejemplo, DustMag® es un servicio integral que permite gestionar una red de caminos no pavimentados de alto tránsito vehicular (en cantidad y en peso), a partir del suministro de Bischofita para el control de emisiones y ahorro de agua, ingeniería de caminos, preparación y aplicación de soluciones de Bischofita.

DustOne®, en tanto, es un servicio que está diseñado para solucionar la presencia de polvo en caminos agrícolas, vitivinícolas, forestales, industriales y residenciales, entre otros.

EMag® es otro servicio en base a soluciones líquidas de Bischofita, que permite controlar las emisiones de polvo debido a la erosión eólica en tranques de relaves, depósitos industriales, sitios eriazos, cerros, taludes, entre otros.

IceMag®, como su nombre lo indica, está asociado a zonas de muy bajas temperaturas, en donde la aplicación de soluciones líquidas de Bischofita permite evitar el congelamiento en los caminos, gracias al bajo punto de congelamiento de la Bischofita en solución (-18°C).

EasyMag® es la última innovación de SALMAG. Consiste en un servicio de soluciones líquidas de Bischofita, que evita la necesidad de tener plantas, equipos, cargadores frontales y otros recursos necesarios para preparar soluciones de Bischofita.

Ingeniería asociada

El gerente comercial de SALMAG, Rodrigo Mendiburu, explica que en las faenas mineras la compañía brinda principalmente el servicio DustMag®, que consta del suministro y aplicación de los productos, así como de ingeniería experta de caminos necesaria para garantizar los resultados de supresión de polvo y reducción de consumo de agua y recursos asociados.

En ese sentido, el ejecutivo enfatiza que “la ingeniería de caminos es fundamental en nuestro modelo de negocios, pues va más allá de la supresión y control de las emisiones de polvo. Entre otras cosas, analizamos la condición de los caminos, proponemos mejoras, planificamos la aplicación, definimos las dosis, medimos las emisiones de polvo y generamos los informes respectivos que entregamos a los clientes para que, además de verificar los cumplimientos, en conjunto con nuestro equipo se implementen mejoras continuas al servicio”.

Mendiburu destaca que la compañía cuenta con una trayectoria de varios años en minería, basada en la calidad del producto, seguridad del suministro, tecnología, innovación, desarrollo de ingeniería avanzada, experiencia en gestión de riesgos y un equipo profesional capacitado y comprometido con los resultados y metas de sus clientes.

Las ventajas de la Bischofita

SALMAG es pionera en Chile en el uso de la Bischofita, solución tecnológica sobre la base de cloruro de magnesio hexahidratado, supresor de polvo 100% natural obtenido del Salar de Atacama.

Ney Fauré, gerente general de SALMAG, subraya que sus ventajas están a la vista: “En promedio, para mantener un camino en buen nivel se requiere una aplicación de solución de Bischofita cada 10 a 15 días, versus el tradicional riego con agua, que no dura más de cinco horas aproximadamente. Por lo tanto, al usar la solución de Bischofita las repeticiones de la aplicación son de entre 50 a 70 veces menos que las necesarias con el método tradicional, lo que genera un ahorro sustancial de costos y de recursos hídricos”.

Asimismo, precisa que “el porcentaje de eficiencia en reducción de polvo es en promedio de un 75% respecto de la línea de emisiones previa el inicio del servicio, y el ahorro de agua es de un mínimo de 90%; incluso en algunos casos hemos logrado reducciones de hasta un 98%”.

Ello también significa ahorro en equipos asociados a riego de caminos, combustible y horas/hombres, entre otros aspectos. “En paralelo, mejoramos las condiciones ambientales, de seguridad y finalmente en el nivel de servicio de las rutas, lo que también es clave”, concluye el gerente general de SALMAG.