Endress+Hauser Chile, proveedor de la industria minera y energética, dispone al mercado de una solución digital integrada para la medición científica de la calidad del agua, regida según los criterios de la Norma Chilena 409 de Calidad y Muestreo del Agua Potable. “Representa una gran oportunidad para que la industria minera disminuya sus costos operacionales en lo que respecta a la medición del recurso hídrico”, señala Fabrizio Venturini, Product Manager de Análisis de Endress+Hauser Chile.

Fabrizio Venturini, Product Manager de Análisis de Endress+Hauser Chile.

Se trata de un gabinete equipado con sensores con tecnología Memosens, que permite el análisis de líquidos por medio de la conversión de la variable medida en una señal digital, la cual se transmite por inducción al transmisor, generando alertas en caso de producirse alteraciones en el proceso.

Este equipo, que fue desarrollado en un año y medio y está inspirado en el funcionamiento de las plantas de osmosis en Australia, donde todo su sistema de control está basado en telefonía celular, ofrece una solución integrada, capaz de medir niveles de turbiedad, pH, sólidos disueltos totales, cloro libre, cobre, hierro y manganeso.

Telemetría y autodiagnóstico

El gabinete digital ya está en funcionamiento en la gran minería chilena, e incorpora telemetría y autodiagnóstico, lo cual permite ahorros en horas hombre dedicadas al control in situ de los puntos de medición, comparado con las soluciones basadas en tecnología análoga. “Por ejemplo, en plantas de osmosis donde la monitorización del agua es un factor de suma relevancia, ya que se transporta líquido por más de 150 kilómetros y existen distintos puntos de monitorización de agua, en el caso que se utilice tecnología análoga, la revisión de cada punto de control tarda en promedio un día y por política de los mandantes los controles no pueden ser realizados por un trabajador, sino que éste debe ir acompañado”, comenta Venturini.

Ejemplifica mencionando el caso de un proyecto específico, en que el equipo de la planta estaba compuesto por cuatro personas, y la mitad de ellas estaba a cargo de esta tarea. “Con nuestra solución de gabinete digital esto cambia rotundamente, porque cada sensor del gabinete está equipado con la capacidad de autodiagnosticar fallas en su propio funcionamiento, indicando con detalle el tipo de falla y los implementos que son necesarios para solucionarla. De este modo, el personal de mantenimiento puede acudir a los puntos de control con las herramientas necesarias para solucionar el problema”, detalla.

Según el Product Manager de Análisis de Endress+Hauser Chile, el autodiagnóstico representa una ventaja relevante cuando se miden fluidos, debido a que permite al cliente saber si efectivamente se está midiendo agua fresca o si el agua, por algún motivo, quedó estancada y eso está afectando negativamente las mediciones. Para ello el gabinete incorpora un flujómetro y sensores de presión.

En caso que un sensor presente algún tipo de falla, la tecnología digital posibilita implementar su recambio inmediato sin necesidad de calibraciones extraordinarias. Para ello, Endress+Hauser Chile posee un stock de sensores para un rápido soporte, y además la compañía posee un laboratorio donde es posible calibrar los sensores defectuosos.

Venturini hace notar que el costo de operación del gabinete digital autónomo es más bajo que un sistema analógico tradicional y a los cinco años “es posible registrar un ahorro de US$20 mil aproximadamente”.

Protocolos abiertos de comunicación

Otra fortaleza de la tecnología Memosens es que el gabinete funciona con protocolos abiertos, lo que permite una alta compatibilidad con equipos y sensores de diversas marcas. “Esto es una ventaja para el cliente, puesto que al no estar atado a una sola marca, puede cotizar y encontrar los precios y soluciones más convenientes y seguras en el mercado”, indica el especialista de Endress+Hauser.

Respecto de la importancia de la tecnología Memosens, comenta que en términos globales, ésta significa casi el 70% de la fabricación de Endress+Hauser Chile. “En 2015 vendimos 1.720 sensores de pH/ORP y casi un 80% fueron digitales. Eso nos transforma en uno de los mayores vendedores de sensores a nivel industrial en Chile”, declara.

Para mayor información visite aquí el sitio de la empresa en Linkedin.