En 2015 GS Inima Environment S.A., empresa española, y Claro Vicuña Valenzuela S.A. se adjudicaron, en conjunto, un contrato EPC para realizar las obras marinas y la construcción de una planta desaladora para Radomiro Tomic de Codelco, donde Pares&Alvarez se sumó aportando en ingeniería y experiencia de sus trabajos anteriores con la estatal.

El proyecto está situado a 14 kilómetros al sur de Tocopilla, en Caleta Viuda, a un costado de la Ruta 1. El valor del contrato bordea los 150 millones de dólares.

Cabe destacar que esta planta fue diseñada para tener el menor consumo energético del mundo en una desaladora de estas características, es decir, 2,9 Kwh/m3. “Para tener una referencia, el consumo usual en estos proyectos registra hasta la fecha cifras por sobre los 3 Kwh/m3”, asegura Diego de Vera, Country Manager de GS Inima en Chile.

Innovaciones

Entre los aspectos que hicieron posible este índice de consumo energético figura la ubicación de la planta en el punto más cercano al mar, salvando los posibles efectos de un tsunami. “Esto permite que usemos la menor cantidad de energía para mover el 100% del agua de mar hasta la planta desaladora, ya que después de la desalación se mueve solamente el agua producto, que es del orden del 50%. Adicionalmente, se han eliminado los bombeos intermedios, teniendo sólo bombeo desde la sentina, y luego la alimentación a la osmosis inversa, sin corte de la hidráulica”, señala Víctor Contreras, Gerente de Ingeniería de Pares&Alvarez.

Otra innovación se realizó en el proceso de osmosis inversa: “Ahí se ha instalado una bomba Booster previa a la bomba de alta presión, donde la primera es alimentada vía variador de frecuencia. Con esto, se consigue que la bomba de alta presión, de alto consumo de energía, trabaje siempre en su punto de rendimiento óptimo”, complementa Contreras.

“En la actualidad, la ingeniería está desarrollada al 100% y ahora se está a la espera de que Codelco defina la orden para proceder con la construcción de la planta. Una vez que eso suceda, tenemos un plazo de 26 meses para poner en marcha el proyecto, tanto la captación de agua de mar, como la planta desaladora misma”, precisa, en tanto, el ejecutivo de GS Inima.

Víctor Contreras, Gerente de Ingeniería de Pares&Alvarez, junto a Diego de Vera, Country Manager de GS Inima.

Importancia estratégica

Victor Contreras señala que “en el peak del proyecto llegamos a trabajar ochenta especialistas”. Durante esta etapa, los ingenieros de Pares&Alvarez trabajaron mano a mano con los expertos de Inima. Para ello, quienes lideraban el proyecto por parte de la empresa española, que en la actualidad cuenta con más de 25 plantas en funcionamiento en distintas partes del mundo, se instalaron en las oficinas de Pares&Alvarez. “El trabajo fue de primer nivel, destaco el compromiso, el profesionalismo y la flexibilidad con que ellos abordaron el proyecto. No tengo la menor duda de que hoy no existe una empresa de ingeniería en Chile que sepa más de desaladoras que Pares&Alvarez, como consecuencia del traslado de conocimiento”, afirma el Country Manager de GS Inima. “Fue una experiencia enriquecedora desde todo punto de vista, producto de la estrecha relación que se dio entre todos quienes participamos de este desafío”, añade Contreras.

Junto con expresar la satisfacción de la empresa con su desempeño, el ejecutivo destaca la importancia que tiene para Chile la realización de este tipo de  proyectos. “Todo el norte de Chile, donde está presente la gran minería, cada vez se enfrenta a un mayor estrés hídrico, producto de diversas causas. Más temprano que tarde se requerirá de proyectos que se hagan cargo de esta realidad y que aporten a la sociedad y a la economía del país, con soluciones que garanticen calidad, innovación y, sobre todo, eficiencia en el uso de los recursos, de modo de satisfacer las necesidades de agua en forma adecuada”, concluye el Gerente de Pares&Alvarez.