La empresa Endress+Hauser destacó la producción de más de dos millones de flujómetros electromagnéticos desde que entró en operaciones en 1977, lo que representa “nuestra tecnología de medición de avanzada”, dijo Bernd-Josef Schäfer, Managing director de Endress+Hauser Flowtec AG, el centro de competencia para la tecnología de medición de flujo que posee la compañía.

Endress + Hauser empezó con estas actividades a mediados de la década de 1970 del siglo pasado para entrar al mercado de agua potable y aguas residuales, que estaba surgiendo en ese momento, por lo que compró la empresa Flowtec, de Bern, en 1977, trasladándose también a una nueva ubicación en Reinach (Basel-Landschaft, Suiza), donde la empresa comenzó a producir flujómetros.

Bernd-Josef Schäfer, planteó que actualmente la producción de la empresa “se extiende en seis plantas alrededor del mundo – en Suiza, Francia, Estados Unidos, China, India y Brasil – junto con una logística de punta. La infraestructura es lo que nos ha permitido producir dos millones de flujómetros electromagnéticos a la fecha, de acuerdo con los estándares de calidad requeridos”.

De acuerdo al ejecutivo, estos dos millones de flujómetros electromagnéticos “podrían medir un volumen correspondiente a cuatro veces la tasa de flujo del Amazonas. Cada planta de producción también presenta instalaciones de calibraciones de alta precisión, que son regularmente revisados por organismos de acreditación nacional, y que garantizan una constante alta calidad de medición para cada equipo”.

En esta línea se destacaron las innovaciones para la medición precisa de fluidos complejos (Autozero, 1981), el control por microprocesador (Variomag, 1984), la tecnología de dos hilos (Eximag, 1987), o la matriz operativa (Tecmag, 1990).

En 1993, todas estas variaciones de equipos fueron reunidas para formar una gama de productos, bajo el nombre de “Proline”, que actualmente está en su cuarta generación.

[Endress + Hauser amplia centro de competencia en Alemania]